Santos gobernó con absoluta irresponsabilidad fiscal. Utilizó el presupuesto público sin previsión ni rigor alguno. Además de haber dejado la olla raspada, no hay forma de financiar en el tiempo muchos de los programas creados durante los oscuros años del gobierno santista.

Desde el primer momento, el uribismo denunció los abusos del expresidente y rechazó el gasto desmesurado de su administración. La denominada mermelada con la que Santos sobornó políticos, periodistas y magistrados, en la práctica significó un saqueo de las arcas públicas.

Una de las ministras más juiciosas y rigurosas del gobierno Duque es la de Educación, María Victoria Angulo quien tiene serias preocupaciones sobre la sostenibilidad financiera del programa Ser Pilo Paga, diseñado y puesto en marcha por la cuestionada Gina Parody –investigada disciplinariamente por valerse de su condición de Ministra para favorecer los negocios de su familia-.

De cara a la presentación del presupuesto general para el año 2019, la ministra Angulo anunció que su cartera está adelantando la planificación de un programa de educación superior que sustituya a Ser Pilo Paga, plan que refleja un déficit de más de $2 billones de pesos.

Los 40 mil estudiantes que ya se encuentran en Ser Pilo Paga no tendrán ningún problema y podrán continuar estudiando, pero no habrá nuevos beneficiarios.

Como es sabido, Ser Pilo Paga subsidia el 100% de las matrículas de aquellos estudiantes que son seleccionados, mayoritariamente en universidades privadas. Pero las cifras son preocupantes. Con los $900 mil millones de pesos que se invirtieron para costear las matrículas de 40 mil jóvenes en universidades privadas, se habría podido subsidiar el estudio de 500 mil estudiantes en universidades públicas: un 1250% más.

Había que acabar con Ser Pilo Paga. Es un programa perfectamente inviable e injusto. Pues por la escasez de recursos miles de estudiantes con altísimas calificaciones, pero sin recursos económicos no pueden acceder a ayudas financieras. Si el dinero que se destina a Ser Pilo Paga se invierte en la red de universidades públicas, se empezaría a mitigar la deuda que la nación tiene con ellas –más de $18 billones de pesos- y se puede ampliar el número de cupos para poder atender una mayor demanda.

Ser Pilo Paga no es el único programa de Santos que es financieramente insostenible. Este no será el único que seguramente deberá ser anulado por falta de recursos.

Los opositores del gobierno no podrán alegar que el anuncio de la ministra Angulo es una expresión de “espejo retrovisor”. No se trata de llegar a desmontar lo hecho por el antecesor, sino de ser responsable con el tesoro público. Ser Pilo Paga es, en el fondo, un programa populista que Gina Parody creó cuando por su acalorada imaginación se cruzaba la posibilidad de ser candidata presidencial.

@IrreverentesCol

Publicado: septiembre 7 de 2018