“La confianza ha de darnos la paz. No basta la buena fe, es preciso mostrarla, porque los hombres siempre ven y pocas veces piensan.” Simón Bolívar

Esta frase viene como anillo al dedo, las actuaciones de la JEP deberían ser ejemplo de buena fe y mostrarla en lugar de enredarse en coimas, embolatando la extradición de quienes siguieron delinquiendo y pagar los abogados de los delincuentes a quienes juzgarán. Esto no solo justifica el apoyo a las objeciones del presidente Duque, los hechos hasta ahora conocidos justificarían la eliminación de ese mamarracho.

Algo parecido pasa con la Corte Constitucional, se ha convertido en la dictadura de los jueces. Bendicen a los bandidos para evitar su extradición; luego tres de los magistrados que deben discutir el uso del Glifosato se sientan a almorzar con Santos, una de las partes interesadas, una falta de ética y respeto inexcusable.

Ni que hablar de Consejo de Estado reviviendo la curul inmerecida a un traqueto que siguió con sus actividades ilícitas después de la firma de los acuerdos.

La peor desgracia fue el crecimiento de los cultivos ilícitos debido a la debilidad de Santos. Las Farc impusieron la prohibición del uso del Glifosato y la fumigación aérea dizque para lograr la paz. Las disidencias y grupos ilegales aprovechan estas prebendas de los acuerdos, esto también necesita reformarse para que la paz sea verdadera y sostenible. ¿La Corte apoyará a las Farc?

El bloqueo de la vía Panamericana por los indígenas, otro punto crítico contenido en los acuerdos con las Farc es muestra de mala fe, se realiza en una zona de cultivos de coca con la intención de impedir su control. Para creer en los acuerdos hay que evitar estos desmanes que no solo demuestran la falta de voluntad sino la utilización soterrada de todas las formas de lucha que deberían haber desaparecido.

****

¿Seguirán contra Hidroituango? ¿Les parecerá que los apagones del país vecino nos convienen? Como el accidente ocurrió en Antioquia hay que obstaculizar su desarrollo.

El rincón de Dios

“Las críticas no son otra cosa que orgullo disimulado. Un alma sincera para consigo misma no se rebajará a la crítica. La crítica es el cáncer del corazón.” Madre Teresa de Calcuta

@rafuribe

Publicado: marzo 22 de 2019