En Entrevista con LOS IRREVERENTES, el senador del Centro Democrático, José Obdulio Gaviria explica las razones por las que es imposible que el expresidente Uribe acepte la invitación que le hizo el jefe de las Farc para sentarse a conversar.

LI: ¿Por qué Uribe negoció con las AUC y no acepta reunirse con Timochenko?

JOG: Las AUC decretaron cese de hostilidades tendiente al proceso de desmovilización y desarme. Por eso hubo desarme y desvertebración de la organización criminal. Si las Farc estuviesen dispuestas a lo mismo, cuenten con el CD.

LI: ¿Pero por qué no viajar a La Habana? Hablando se resuelven las cosas.

JOG: A veces se enredan más. Santos, particularmente su hermano Enrique, han creído siempre que hay terroristas malos y terroristas buenos. Los buenos son los que estén reunidos con ellos, con los Santos. Y ponen whisky sobre la mesa, y comienzan las “confiancitas”. Así los recordaron LOS IRREVERENTES en su artículo Cuando Santos se reunía con Castaño. Mire cómo hablando y hablando nos llevan ya en que lo que se firme con las Farc tiene el mismo rango jurídico de un tratado  firmado con Francia, por ejemplo.

LI: Pero el Estado colombiano no ha derrotado a las Farc…

JOG: La Seguridad Democrática estaba acabando con las FARC y el ELN. Lo que les ha dado vuelo nuevamente es la indolencia de Santos y la neutralización de las fuerzas armadas que él ordenó. Recuerde que Santos ha dicho que la actitud de combate es derechismo y guerrerismo.

LI: El Comisionado de Paz Luis Carlos Restrepo también dialogó con el ELN en La Habana e intentó acercamientos con las FARC…

JOG: Compare. Luis Carlos Restrepo nunca confundió diálogo con “confiancitas”, con amistad, con intimidad, con concesiones sustanciales sobre la marcha del Estado y del gobierno. El doctor Restrepo nunca se entusiasmó con tomarse fotos con guerrilleros y paramilitares, siempre  guardó la prudente y necesaria distancia.

LI: ¿Cómo negociar si no se crea confianza?

JOG: Con el enemigo, profundice la desconfianza, no acepte razoncitas, no parta de la base de que deben olvidarse sus crímenes. Al contrario, defienda el trono moral del Estado y de sus negociadores. Respecto a las condiciones de desmovilización y sometimiento a la justicia, ahí sí hágale a los criminales todas las concesiones que sean posibles y aceptables.

LI: Veo, entonces, que Uribe no va a ir a La Habana.

JOG: Si el líder de una nación (eso es Uribe para Colombia) la traicionara, esa nación caería rendida ante el enemigo. Las Farc son el primer enemigo de Colombia; y la única barrera de contención es Uribe. ¿Recuerda quiénes fueron los primeros que felicitaron a Nicaragua por su “triunfo” en La Haya? Las Farc. Y conspiran con Maduro, con Correa, con Ortega, con Raúl, en contra de Colombia. Con ellos va a firmar un “tratado” Santos. La única esperanza, la única barrera, es la resistencia decretada por Uribe.

@IrreverentesCol