Los colombianos estamos en un momento histórico, el gobierno Duque debe lograr sin mayorías claras las reformas que el gobierno Santos con el ochenta por ciento del Congreso no logró, pero para esto además de estrategia tendrá que luchar contra mucho francotirador que a punta de iniciativas pretenden trancar los cambios.

Y es que lo mejor es enemigo de lo bueno, y estamos en el momento que algo se debe hacer, tanto la reforma a la justicia y la política son fundamentales para nuestro futuro.

Ya sabemos lo difícil que será llegar a un acuerdo con la rama judicial acerca de la reforma a la justicia, son muchos los temas relevantes, uno de los cambios necesarios en esta reforma es bajar muchas prebendas y extra poderes, no tiene sentido que haya mucho cacique y poco indio cuando cada fiscal tiene mas 900 procesos a su cargo, esto la hace totalmente inoperante. Esperemos cordura de todos en este tema, si todos somos consientes que un pueblo sin justicia es un pueblo sin futuro deberíamos estar alineados y dejar a un lado los intereses personales.

¿Si mas de 130 países funcionan con una sola corte y tienen mejores estándares de justicia que nosotros, porque no nos damos esa oportunidad?

La reforma política la tendrá mas difícil, primero porque a los congresistas, quienes deben aprobarla, los impacta directamente, y muchos tienen claro que los cambios los dejarán por fuera del ruedo, cambios como las listas cerradas, la circunscripciones regionales para Senado y provinciales para Cámara son el ideal, esperemos  ver que se logra en estos puntos, aquí es donde veo que existe un riesgo muy grande de hundirse por cuenta de nuevas proposiciones que terminan alargando su aprobación hasta hundirla. Para eso son artistas.

A mi me gustaría ver un Congreso mas pequeño, con máximo 150 congresistas en total, preferiblemente en una sola cámara, con representación de las regiones y de los partidos políticos a través de listas cerradas. Esperemos además que para las elecciones del 2019 tengamos cambios ya aprobados incluyendo la segunda vuelta para alcaldes y gobernadores en circunscripciones donde la votación sea mayor a un millón de votos.

Yo tuve la oportunidad de participar en las últimas elecciones al Congreso, y pude constatar lo complicado que es como primerizo salir elegido, las mafias electorales, la compra de votos, y la cantidad incalculable de recursos que se ven en estas elecciones hace que la reforma sea necesaria. La democracia no puede estar ligada al dinero invertido ni a la cantidad de ayuda del gobierno de turno para salir electo.

Cuando me refiero a francotiradores generando nuevas iniciativas que terminan dilatando lo importante hablo por ejemplo la que pretende bajar la edad de votar a los 16 años, iniciativa que genera mucha controversia. Si a los 16 años son aptos para votar también deberían serlo para ingerir alcohol, casarse sin permiso de los padres, usar drogas, e ir a cárceles normales. Yo personalmente creo que no, que mejor maduren un poco más.

@SANTAMARIAURIBE

Publicado: octubre 1 de 2018