No sé de dónde saca el presidente Juan Manuel Santos (bueno sí creo saberlo; de su mundo fantástico) que la economía colombiana es una de las que mejor crece, si el informe de CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) tanto del 2016 como lo que se proyecta para 2017 informa otra cosa, así; Republica Dominicana crece y crecerá al 6%, Panamá al 5.9%, Nicaragua y Bolivia al 4.5%, Costa Rica al 4,4%, Perú al 3.9%, Guatemala al 3,4, Honduras al 3,4%, Paraguay 2.8%, México 2,3%, Colombia 2.0%, Chile1.8%.Y conicidencialmente los países que han coqueteado en sus políticas con la ideología  marxista crecen muy mal: Cuba 1%, Uruguay 0.6%, Argentina -1.5%. Ecuador -2,5%, Brasil -3.5% y Venezuela -8%.

Estas últimas hacen que en el 2017, la región sea de las la economías que menos crece a nivel mundial, a lo que se le suma un aumento poblacional mayor que sus crecimientos económicos, lo cual deteriorara mas los ingresos per cápita.

Los más sobre salientes, como Republica Dominicana quienes están recibiendo turistas de USA, gracias a la recuperación de ese país y que tiene varios proyectos mineros de gran magnitud que han generado un impacto positivo.

Panamá que sigue creciendo a esos buenos ritmos, gracias a sectores como la construcción, el transporte y las finanzas. Como también el aumento de dinamismo en el Canal de Panamá, que fue ampliado.

Bolivia que lo ha logrado con sus exportaciones de gas y su gran capacidad de ahorro.

En cuanto a los que crecen mal, Venezuela crece negativamente debido a la gran corrupción, sumada a la caída de los precios del petróleo, su principal renglón de exportación.

Colombia debido a la caída de sus exportaciones petroleras, a su pobre minería y agricultura,  como a la de un enorme gasto público y nula capacidad de ahorro.

Lo cierto es que el crecimiento se desacelera preocupantemente y se acerca al estancamiento y aumento de la inflación. Tanto que el propio gobierno calcula la meta de crecimiento en 2.0 % para 2017, previsiones que coinciden con las del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Igualmente, dice JMS que la inversión extranjera ha aumentado cuando el Banco de la Republica dice todo lo contrario; “el flujo de inversión extranjera directa (IED) en Colombia ha tenido una disminución de 23%. El valor de la IED, alcanzó su valor mínimo en 5 años. Desde el último trimestre del 2010 no se registraba un valor tan bajo, lo que debe preocupar al país pues es un dato que refleja que los inversores extranjeros podrían estar perdiendo interés en Colombia”.

“El ambiente para invertir se ha enrarecido. Hay desánimo y existe la sensación, en sectores como la infraestructura y el agropecuario, de que hay demasiados obstáculos en el camino, para no hablar de actividades como la minería y los hidrocarburos, donde la situación es mucho más crítica. En este sector se han generado delicadas tensiones sociales, en distintas regiones, que tienen en vilo la principal fuente de ingreso del país. Muchos empresarios e inversionistas están aterrados y sienten que Colombia está entrando en un callejón muy peligroso que tendrá graves consecuencias a futuro”.

A pesar del bajo desempeño de algunos países de la región, entre ellos Colombia, América Latina crecerán en 2018, debido en gran parte al crecimiento sostenido de los países centroamericanos.

@rodrigueztorice

Publicado: agosto 10 de 2017