La Comisión de la Verdad, que en este caso debía llamarse la comisión de la falsedad, será la encargada de escribir la memoria histórica de Colombia.

Preocupa mucho los resultados que tendrá el trabajo de esta comisión, ya que seguramente encontraremos que nuestra historia será escrita al revés de lo que realmente sucedió.

Que se haya permitido, crear una comisión claramente parcializada en favor de las Farc y los grupos narcoterroristas, y en contra del expresidente Álvaro Uribe Vélez y todo lo que lo rodea, es un acto de gran irresponsabilidad con Colombia y las futuras generaciones, a las cuales les tocará leer la historia reciente de Colombia.

Cuando quienes toman una decisión en el sentido que se hizo la designación de los miembros de la Comisión de la Verdad, que es falsedad, demuestran que en Colombia vale más el odio y la rabia en las decisiones, que la verdad y la responsabilidad.

Cómo puede llegar a la paz un país que se da el lujo y a sabiendas, que la historia quedará escrita con saña y rabia, en contra de un sector importante de la población? Pues, muy mal, la memoria de Colombia será una oda a la infamia contra el expresidente Álvaro Uribe Vélez. ¿De qué reconciliación puede hablar un país, si quienes negocian y quienes escriben nuestra historia son los primeros en negarse la reconciliación?

Por mencionar algunos miembros de esta comisión, que de todo tienen menos de neutral, les contaré algunas expresiones escritas por dos señoras que pertenecen a ella. La señora Marta Ruiz, conocida hace mucho como enemiga acérrima del expresidente Uribe, tuvo la desfachatez y la mala intención de decir en uno de sus tuits: “Uribe da asco”. La señora Lucía González muestra en un tuit su alegría con la firma del Acuerdo, ya que parece que es cercana a las Farc y a lo que ellos equivocadamente llaman ideología. La ideología de matar, masacrar y chantajear a los más vulnerables. ¿Nos van a hacer creer que el Padre Francisco de Roux y Alfredo Molano son imparciales? A otro perro con ese hueso.

No contentos con esto, han expresado que está comisión, no tiene ningún sesgo ideológico. ¿Cómo les parece? Entonces, será que su función es maltratar y escribir la historia de Álvaro Uribe Vélez, llena de mentiras y verdades a medias.

Si son capaces de escribir los tuits que mencioné anteriormente, ¿qué podemos esperar? A Colombia le tocará reescribir su historia real. No podemos dejar que esto pase sin hacer nada distinto a quejarnos. La accion inmediatamente es necesaria.

Debemos paralelamente comenzar a escribir la verdadera historia de Colombia, de manera que las futuras generaciones conozcan la verdad. La verdad, verdad. No vamos a permitir que unos irresponsables llevados por el odio, se inventen nuestra historia.

Tampoco permitiremos que nos engañen con una memoria tergiversada y olvidadiza, por el solo hecho de perjudicar al expresidente.

Los sectores que se identifican políticamente con el Centro, deben estar muy pendientes para rebatir lo escrito. En caso de nos ser aceptadas los cambios solicitados, se debe sabotear y desautorizar esa comisión de la falsedad. Creo que sería muy bueno también, revisar y corregir punto a punto y con evidencias lo que no corresponde a la realidad. Es un trabajo arduo, que necesita mucho conocimiento, concentración, paciencia, carácter y firmeza para escribir la historia paralela a la que escribe la comisión.

Es lo único que puede salvar a Colombia de quedar con una memoria mentirosa e infame.

Las Farc y sus amigotes andan felices con los miembros de la comisión. Pues claro, si es exacta a ellos, llena de odios, complejos, resentimientos, maldad, mala fe y falta de escrúpulos para cambiar nuestra historia. No lo permitiros jamás.

Le recomiendo a los once miembros de la Comisión de la Falsedad , que se preparen para ser auditados y corregidos en paralelo. Es nuestra tarea y lo vamos a hacer, de la misma forma cómo seguimos luchando por una Colombia sin comunismo y socialismo del siglo XXI.

Colombia tiene derecho a conocer y escribir su verdadera memoria, su historia. Lo lograremos.

P.D. Que no crean que en este caso nos vamos a dejar brincar, como pasó con el plebiscito en contra de algunos puntos del acuerdo. Nos pasó una pero no dos.

@AliciaArango

Publicado: noviembre 15 de 2017