En una rueda de prensa, el ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Holmes Trujillo anunció que el gobierno nacional, luego de que el Eln reconociera a través de un comunicado la responsabilidad del atentado terrorista contra la escuela de cadetes, general Santander, le solicitará al régimen cubano la entrega inmediata de todos los miembros de esa organización criminal que se encuentran escondidos en aquella isla.

El país unido debe observar una tolerancia cero frente a esa banda criminal que atentó contra toda la sociedad. La bomba detonada en la escuela de la policía, hirió el alma nacional y la reacción debe ser contundente, sin contemplación ni consideración ninguna. 

El gobierno es consciente de la realidad y está obrando en consecuencia. En palabras del canciller Trujillo, habida cuenta de que Colombia y Cuba tienen tratado de extradición vigente, la isla de los Castro “está en la obligación de capturar a todos los jefes del Eln” para efectos de que esos antisociales respondan ante la justicia por las atrocidades que han cometido, particularmente la planificación y ejecución del atentado contra la escuela general Santander. 

El repudio contra el Eln, banda que se ha puesto al mismo nivel de organizaciones terroristas internacionales como Isis, es generalizado. El consejo de seguridadde las Naciones Unidas, a través de un pronunciamiento público instó a todos los Estados a colaborar con Colombia para efectos de capturar y conducir ante las instancias judiciales correspondientes a aquellas personas que integran la organización terrorista, Eln.

El mensaje tiene un destinatario específico: Cuba. 

En manos del régimen oprobioso que controla la familia Castro está el cumplir con sus compromisos internacionales, o seguir fungiendo como Estado protector del terrorismo. 

Para el gobierno estadounidense, el gobierno cubano protege decididamente al terrorismo. A finales del año pasado, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, incorporó la definición de “troika de la tiranía” en América latina e incluyó a tres países: Venezuela, Nicaragua y Cuba. 

En palabras de Bolton, “esta ‘troika’ es un triángulo de terror integrado por La Habana, Caracas y Managua, es el causante de inmensos sufrimientos humanitarios que genera una enorme inestabilidad regional y es la cuna del comunismo en el hemisferio occidental”. 

Es natural que la dictadura cubana quiera proteger al Eln y es inaceptable que, a punta de leguleyadas e interpretaciones maniqueas, intente ganar tiempo para permitir que los cabecillas de la banda terrorista comandada por alias Gabinoemprendan la huida y logren escabullirse de la justicia colombiana. 

Cinismo de los terroristas

En un comunicado cínico, el Eln dijo que aquel atentado fue un acto “legítimo de defensa”.

Utilizando unos términos inaceptables, esa banda criminal sobre la que urge que recaiga todo el peso de las fuerzas legítimas del Estado dijo que “la escuela de cadetes de la Policía Nacional, es una instalación militar; allá reciben instrucción y entrenamiento los oficiales que luego realizan inteligencia de combate, conducen operaciones militares, participan activamente en la guerra contrainsurgente y dan trato de guerra a la protesta social”.

Comunicado de la banda terrorista ELN

Esa declaración miserable fue contundentemente rechazada por diversos sectores de la sociedad colombiana. 

Si Cuba no coopera, las consecuencias no se harán esperar. El gobierno, respetuoso de las formas propias de la diplomacia, no está dispuesto a permitir que el proceso de captura y extradición de los terroristas que están escondidos en ese país se dilate. Los colombianos queremos, cuanto antes, que los delincuentes que ordenaron el brutal ataque contra nuestra policía, estén a disposición de la justicia para efectos de que paguen con largos años de cárcel el crimen que cometieron. 

@IrreverentesCol

Publicado: enero 21 de 2019