En una primera entrevista al diario el Espectador, domingo 18 de febrero, de las muchas que faltan para alimentar su egolatría personal, el presidente, con minúscula, Juan Manuel Santos, se refirió a su balance de gestión. Diría yo, a su lacónico balance de gestión o en su defecto a su gótico balance de gestión.

Como siempre, evadiendo su propia responsabilidad envió pullas a todo aquel que se le opuso a su oprobioso gobierno, marcado por un régimen corrupto y amoral.

En la mencionada entrevista soltó frases como esta: “No tengo candidato pero con cualquiera de los tres quedaría tranquilo”, refiriéndose a Fajardo, De la Calle o Vargas. Al fin qué presidente JMS, tiene o no tiene candidato.

Otra de las frases: “La paz no debería tener color político pero, por lo general, es a la extrema derecha a la que no le gusta”. Entonces, según JMS, la mayoría que votó por el NO en el plebiscito por la paz del dos de octubre, toda ella es de extrema derecha. Vaya forma la suya de fomentar la paz entre todos los colombianos.

Pero, no contento con las frases sueltas a la entrevista al diario El Espectador, una vez conocido el lacónico crecimiento económico del P.I.B para el 2017, 1.8%, JMS decide emprender una nueva y agresiva tanda de declaraciones en las cuales culpa a la polarización que vive el país por el bajo crecimiento económico junto con las negativas calificaciones de las agencias crediticias de riesgos las cuales, todas, con B negativo. Algo nunca antes visto, como le gusta decir a JMS.

Y, así desfiló JMS durante toda la semana por la pasarela mediática con el fin de entregar un balance de su gótica gestión.

Por lo anterior, comenzaré a presentar una serie de reflexiones finales con respecto a los ocho años de JMS en el poder los cuales nos están dejando, a mi modo de ver, a un país gótico; lo más parecido a la ciudad Gótica de la tira cómica de Batman la cual ha sido llevada al cine en varias ocasiones. Bien, podría realizar un paralelo entre la ciudad Gótica de Batman vs la Colombia Gótica de JMS.

En la primera reflexión se hará énfasis al triunfo legal del crimen sobre el Estado de Derecho legalmente constituido.

Ante lo cual, bien podríamos preguntarnos: ¿De dónde salió Batman? ¿Por qué salió Batman de su Baticueva? Batman salió de su Baticueva porque llegó un momento en que ya no podía más. He llegado a pensar que algo similar le pasó a Donald Trump. Una noche, al ver las noticias, Trump decide participar en la contienda al ver que su país iba mal. Ya, no podía más.

Batman, fue víctima de la violencia y crimen que se apoderó de la ciudad Gótica cuando de pequeño asesinaron a sus padres. Batman crece, las instituciones que regían el poder y la supuesta democracia reinante en ciudad Gótica se encontraban en un mar de corrupción infinita por cuenta del régimen instaurado por el Club de los Caballeros de la Noche quienes actuaban en la oscuridad para cometer sus fechorías con el fin de proteger sus intereses.

Las instituciones desprestigiadas, los políticos desprestigiados. ¿La clase dirigente? La clase dirigente, el Club de los Caballeros de la Noche, deambulaba entre la legalidad y la ilegalidad. Entre el gobierno legalmente instituido y el régimen corrupto institucional.

Al final, cuando aparece Batman, daba la misma quien fuera el alcalde, el político, el presidente de la Nación. En Bogotá, por ejemplo, estoy llegando a la conclusión que al final da la misma quien sea el alcalde porque cada vez está más gótica la ciudad.

Al final, en la ciudad Gótica, todos estaban untados por un régimen corrupto, amoral, condescendiente con el crimen.

¿Qué nos está dejando JMS? ¿Colombia Gótica?

Con la imagen del presidente en su peor desprestigio, menos del 14% de los colombianos creen en el presidente. Mientras tanto, la imagen de las Farc se encuentra por encima de la del presidente.

Es decir que quien nos representa, en este caso el presidente, tiene peor imagen que las misma Farc quienes fueron nuestros verdugos, criminales.

Este solo hecho, el que las Farc tengan mejor imagen que el Presidente de la República, debería poner a pensar a los colombianos sobre la trascendencia de las próximas elecciones tanto para el Congreso, como para la Presidencia.

¿Será que, como en ciudad Gótica donde triunfó el crimen, en Colombia el crimen recibirá como premio la Presidencia de la República?

Puntilla: La crisis económica del canal RCN Televisión, ¿el preámbulo a la gran crisis que se avecina?

@RaGomezMar

Publicado: febrero 27 de 2018