Colombia fue noticia esta semana por el increíble aumento de coca sembrada y por los escándalos de corrupción relacionados con la campaña del actual presidente. Llegó la hora de salir a las calles; popularidad de Juan Manuel Santos es bajísima y los escándalos de corrupción son el pan de cada día.

Nos vendieron una falsa paz, mientras los terroristas de las Farc seguían sembrando coca y nos pretendían hacer creer que todos los funcionarios de Santos eran “impolutos”, cuando muchos de ellos están involucrados en escándalos de corrupción lamentables.

En el año 2010 Juan Manuel Santos se hizo elegir prometiendo combate frontal al narcotráfico y mano dura contra el terrorismo. Hoy, siete años después, vemos desconcertados como esa supuesta lucha contra las drogas se ve reflejada en el más reciente informe de la Casa Blanca en donde se expone que las hectáreas cultivadas de coca en el año 2016 llegaron a 180.000, lo que representa un aumento nunca antes visto en la historia del país. Colombia tiene sembrada más coca que lo que tienen Bolivia y Perú juntas; mientras estemos nadando en coca nunca va a haber paz.

Llegó la hora de tomar ejemplo del valiente pueblo coreano y salir a las calles. Es hora de pasar del discurso en contra de la corrupción a tomar acciones en contra de la misma. La marcha del primero de abril debe ser un mensaje claro para que Santos tenga algo de grandeza y renuncie de una vez por todas.

Lo que esta pasando es vergonzoso, pero se seguirá repitiendo la historia, si no se da un mensaje claro a la clase dirigente y corrupta como la de Santos y su combo que nos están dejando muy mal ante el mundo.

De nosotros depende que la historia no se vuelva a repetir. A salir a las calles el primero de abril.

@josecuellob

Publicado: marzo 16 de 2017