¡Claudia López se peleó con Petro! Debe ser que ella no es de izquierda radical y es de verdadero centro…

Esta es la sencilla conclusión a la que llegan la mayoría de las personas al ver el distanciamiento entre Claudia López y Gustavo Petro por cuenta de su candidatura a la Alcaldía de Bogotá. Sin embargo, lejos de ser una coyuntura emocional motivada por la discusión de si el metro debe ser subterráneo o elevado o la eventual candidatura presidencial de Sergio Fajardo en 2022, es una estrategia de campaña muy bien pensada.

Para nadie es un secreto que la Alcaldía de Petro fue un total fracaso. La constante improvisación administrativa y la promoción de un enardecido discurso de odio de clases generó que al final de su mandato los únicos que lo apoyaban eran aquellos marihuaneros a los que les daba droga gratis en los nefastos Camad.

Y esto lo sabe perfectamente Claudia López. Por eso, para desmarcarse del personaje al que apoyó categóricamente en la segunda vuelta presidencial del año pasado desplegó desde su campaña una trampa en la que Petro cayó redondito.

En efecto, ella se ha dedicado las últimas semanas a torear por todos los lados al hoy Senador. Ataca su gestión como Alcalde y sus posturas. En general, busca la más mínima excusa para hacer explotar el insaciable ego del exguerrillero que no soporta que nadie le cuestione su magmánime sabiduría que estancó 4 años a Bogotá.

El resultado de esto es evidentemente claro. Petro no da su brazo a torcer y lejos de apoyar a quien lo acompañó hace 1 año en la carrera por el Palacio de Nariño, continúa promoviendo a un borrego maltratador como Hollman Morris que idolatra ciegamente su todopoderosa y purificadora presencia de la misma manera que lo hace Gustavo Bolívar en el Senado.

Mientras tanto, Claudia Nayibe posa de independiente y continúa su campaña pegando alaridos en contra del que fuera su jefe, al que antes defendía a capa y espada y ahora ataca despiadadamente sin el más mínimo sentido de gratitud con tal de subir en las encuestas.

Más allá de lo interesante que sea analizar esta situación desde una perspectiva de estrategias de campañas, lo verdaderamente preocupante es que Claudia López con su falso discurso de centro, que esconde la deslealtad política que la caracteriza, sigue liderando las encuestas y va camino al Palacio de Lievano.

Ya estamos ad portas de finalizar agosto y la eventual alianza entre Carlos Fernando Galán y Miguel Uribe se ve cada vez más difícil de alcanzar. De seguir así, estaremos condenados a repetir el escenario del 2011 donde la incapacidad de poner a un lado diferencias personales terminó abriéndole la puerta a gobiernos populistas que usan la ciudad como trampolín para buscar la Presidencia.

@LuisFerCruz12

Publicado: agosto 21 de 2019