Cada vez, son más fuertes y calificadas las voces de rechazo a la absurda, desproporcionada e ilegal decisión adoptada por la politizada sala de instrucción de la corte suprema en contra del expresidente Álvaro Uribe Vélez.

Es evidente que la medida, que en la práctica solo puede entenderse como un secuestro, está colmada de valoraciones subjetivas con claro sesgo político y sin sustento probatorio. 

El saliente magistrado de la corte constitucional, Carlos Bernal, quien fue designado en ese tribunal por terna presentada por Juan Manuel Santos, dio una declaración que no deja espacio para las dudas.

En entrevista con la prestigiosa periodista María Isabel Rueda, el doctor Bernal se refirió a la medida impuesta contra el presidente Uribe aseverando que aquella carece de idoneidad.

Ante una pregunta formulada por la periodista, Bernal -quien es catalogado como uno de los más rigurosos abogados constitucionalistas del país- dijo que “…Mi opinión personal es que se trata de una medida desproporcionada. El expresidente no se va a fugar. Y si por lo que están investigando es por manipulación de testigos, eso lo puede hacer cualquier persona con acceso a un teléfono. Es una medida carente de idoneidad”.

La declaración del ahora exmagistrado Cortés es contundente y se suma a las muchas voces que demandan un proceso transparente, justo y despolitizado contra el presidente Uribe, hoy reducido a una ignominiosa situación de secuestro.

Que nadie tenga dudas: Uribe está secuestrado como consecuencia de una patraña urdida por un sector corrupto enquistado en la justicia colombiana. Él, es víctima de una conspiración mafiosa que pretende sustraerlo de la vida democrática a través de una providencia judicial macabra que parece sustraída de los procesos medievales adelantados por la Santa Inquisición. 

@IrreverentesCol

Publicado: agosto 18 de 2020