La noche del 5 de marzo de 1979, la joven Alicia Mercedes Ribaldo Pardo, fue asesinada a quemarropa en un café de la ciudad de Barranquilla. Era una muchacha de 16 años que estaba a punto de terminar el bachillerato en el colegio El Buen Consejo, uno de los más tradicionales de la capital del Atlántico.

Han pasado casi 40 años desde ese crimen y la madre y la hermana de la víctima le contaron a LOS IRREVERENTES detalles hasta ahora desconocidos de ese crimen en el que no dudan en señalar al prestigioso abogado y hoy candidato a la Cámara de Representantes, Cesar Lorduy como autor material del mismo.

Alicia Ribaldo Q.E.P.D el día de su primera comunión

***********************

LOS IRREVERENTES. Alicia Ribaldo fue baleada en Barranquilla la noche del 5 de marzo de 1979 en un sitio muy famoso en aquella época, el “Coffee Shop”. ¿Qué hacía una joven de colegio en ese lugar?

CLARA LUZ DE RIBALDO (Madre de la víctima). El día de su muerte, Alicia tenía 16 años. Estudiaba en sexto de bachillerato en el colegio El Buen Consejo de Barranquilla. Hacía poco tiempo había empezado a trabajar en el Coffee Shop que quedaba en la calle 72 con carrera 53. Había ido solamente 4 veces. Lo hacía cada dos semanas. Su horario era entre las 7.30 y las 11.00 de la noche.

L I. ¿Quién era el propietario del “Coffee Shop”?

C L R. Era un señor de apellido Navarro. Mi esposo y yo, fuimos muy ingenuos. Quien fuera su jefa de mi hija, un día se acercó a ella y a un grupo de amigas y les preguntó si estaban dispuestas a trabajar en el “Coffee Shop”. Mi hija consultó con nosotros y nos pareció que estaba bien, pues era un local ubicado en un buen punto de Barranquilla.

L I. ¿Qué sucedió el 5 de marzo de 1979?

C L R. Ese día, ella fue a trabajar al “Coffee Shop”. Hacia las 9.30 de la noche, yo empecé a sentir una corazonada. Me sentía inquieta, algo inexplicable en este momento. Intenté comunicarme con mi hija, pero nadie respondió el teléfono en el local. Como a las 10.30 de la noche, llamó un policía y me da la noticia: su hija ha sufrido un “accidente” aquí en el “Coffee Shop”.

Salimos enseguida, pero no me quisieron dejar entrar al sitio. No me dejaron verla.

L I. ¿El policía que la llamó le dijo que había sido “un accidente”?

C L R. Así me dijo él. Nunca entendí por qué la policía en ese momento no entró al lugar y revisó bien lo que había pasado, cómo sucedieron las cosas porque había dos testigos en el lugar.

L I. ¿Quiénes eran los testigos?

C L R. Un señor uruguayo y su compañera, una muchacha joven. Ellos fueron a mi casa y me contaron lo que había ocurrido esa noche.

L I. ¿Y qué le dijeron los testigos?

C L R. Me contaron que esa noche, Alicia hizo una llamada por teléfono. Luego, ella se sentó con los dos testigos. Al poco tiempo, Cesar Lorduy tomó el arma del guardia del sitio. le apuntó y le dijo “te voy a matar”. Alicia puso la mano protegiendo su cara y le alcanzó a preguntar “¿estás loco?”. De inmediato, él le disparó. La bala entró por la yugular.

L I. ¿Alicia conocía a su asesino, Cesar Lorduy?

C L R. No. No lo conocía. Nosotros nunca habíamos oído ese nombre.

 

Alicia Ribaldo Q.E.P.D

L I. Se está mencionando en esta entrevista a Cesar Lorduy. No es un nombre común. Ese Cesar Lorduy al que se está haciendo referencia, es el mismo que hoy es candidato a la Cámara de Representantes?

CLARA INÉS RIBALDO (Hermana de la víctima). Sí es. Tiene mismo segundo apellido. La foto es la misma y la hoja de vida es la misma. No tenemos ninguna duda de que se trata de la misma persona. Hay mucha gente en Barranquilla que sabe que es él y esas personas nos han hablado y nos han comentado que es la misma persona.

L I. Cuando los testigos, el señor uruguayo y su compañera le contaron que Cesar Lorduy fue el asesino de su hija Alicia, ¿ustedes acudieron a la justicia, hicieron la denuncia?

C L R. Yo llamé al abogado Miguel Bolívar Acuña quien empezó a defender a Lorduy. Le pregunté: ¿usted cómo defiende a Cesar Lorduy el asesino de Alicia cuando ella era amiga de su hija que estudiaban juntas en El Buen Consejo? El me respondió “yo lo estoy defendiendo a él porque es un pobre hombre. Su mamá [la de Lorduy] viene a mi casa a lavar la ropa. Es un muchacho pobre”. Yo quedé muy confundida porque Miguel Bolivar es un abogado que cobra mucho dinero por sus servicios.

L I. ¿Luego del asesinato de su hija, el señor Lorduy fue arrestado?

C L R. Nunca estuvo detenido, porque nunca lo investigaron siquiera. Nosotros fuimos al juzgado de José Bolaños quien nos hizo algunas preguntas. Estábamos totalmente confundidos. El juez ni siquiera nos ofreció una silla para sentarnos mientras exponíamos nuestro caso. Ese crimen quedó impune. Ningún abogado en ese momento quiso atendernos. Solo hubo uno que nos dijo que debíamos vender nuestras cosas y utilizar el dinero para esa investigación.

L I. ¿Ustedes saben cómo obtuvo Lorduy el arma que estaba en poder del guardia?

C L R y C I R El guardia del lugar tenía el arma con seguro. Y Lorduy le quitó el seguro y disparó contra Alicia.

L I. ¿Ustedes están en la capacidad de aseverar que el asesino de Alicia Ribaldo fue el señor Cesar Lorduy, hoy candidato al Congreso de la República?

C L R y C I R. ¡Sí!

L I. El señor Lorduy posiblemente va a alegar que esta es una falsa noticia que se hace faltando pocos días para las elecciones, recordando hechos que ocurrieron hace 40 años. ¿Por qué decidieron ustedes, la familia de Alicia, hacer la denuncia en este momento?

C I R. Yo me enteré hace muy poco que él era candidato. Yo no vivo hace muchos años en Barranquilla. Mi otra hermana, hace poco puso un aviso alertándonos. Yo sí sabía que él publica una columna en El Heraldo. Nosotros hemos vivido con miedo de señalarlo.

Cada vez que vemos a Lorduy, revivimos el dolor que nos causó el asesinato de Alicia. Yo no puedo creer que una ciudad como Barranquilla, olvide el nombre de mi hermana y salga a votar por él. No me cabe en la cabeza que los periódicos de allá no investiguen sobre el pasado de las personas.

L I. Ustedes deben ser conscientes de que ese homicidio va a quedar impune. Han pasado casi 40 años desde la muerte violenta de Alicia. ¿Qué buscan ustedes con esta denuncia?

C I R. Yo quiero que Alicia descanse en paz porque no creo que pueda hacerlo al saber que Cesar Lorduy, que además de asesinarla, le dijo a un primo de mi papá con toda tranquilidad y sin remordimiento que “yo fui el que maté a Alicia”.

L I. ¿Lorduy reconoce públicamente haber matado a Alicia Ribaldo?

C I R. Sí. Se lo dijo a un primo de mi papá. Él no tiene remordimiento.

C L R. Tengo un dolor muy intenso. Mi esposo todavía toma antidepresivos. Siempre estamos con el temor de que se vuelva a repetir.

L I.  Aunque ustedes viven hace más de 18 años por fuera de Colombia, ¿ tienen temor de que el señor Cesar Lorduy les haga algo como consecuencia de esta denuncia?

C I R. El es una persona mentalmente inestable, pero al mismo tiempo somos conscientes de que él no merece ocupar un puesto público.

Nuestro dolor no se puede borrar. Va a estar siempre en nuestra vida.

Yo pido que se haga justicia y que esta denuncia sea compartida y se propague hasta en el rincón más pequeño de Colombia.

 

**********

Cesar Lorduy: “yo era un niño”

En diálogo con LOS IRREVERENTES, el candidato Cesar Lorduy confirmó el hecho, pero se limitó a decir que “fue un juego de niños”. En palabras suyas, “en medio de la chanza del celador y de todos los que estábamos allí, el arma se disparó y la niña recibió los resultados de la escopeta”.

Al preguntarle quién disparó la escopeta, Lorduy esgrimió la siguiente respuesta: “la escopeta se pegó contra la pared y se accionó”.

La explicación dada por Lorduy deja más dudas que certezas, pues una escopeta no se dispara sola, ni se golpea a si misma contra una pared. igualmente, en el periódico El Heraldo de la fecha en que ocurrieron los hechos, se reportó que “Alicia Mercedes Ribaldo Pardo, encontró la muerte cuando su compañero de labores en ese lugar, Cesar Lorduy Maldonado jugaba estúpidamente con la escopeta de dotación del celador Rafael Bonilla que presta servicio en el centro comercial Los Globos y la apuntó contra la joven soltándole un disparo que le alcanzó el rostro”.

Dos testigos que hablaron con la madre de la víctima aseveraron que él le apuntó y le disparó a quemarropa, no sin antes decirle que la iba a matar. Lorduy se defiende asegurando que “yo era un niño”. Para el momento de los hechos, Cesar Lorduy tenía 23 años.

@IrreverentesCol

Publicado: marzo 1 de 2018