En el populismo radical y la izquierda malévola no existe la casualidad. Todo responde a un plan que siempre es macabro, tétrico y fatal. Cada idea que tienen personajes como el jefe del Clan Caicedo, Carlos Caicedo; o el mejor amigo del Castrochavismo, Gustavo Petro; es destructiva.

El pasado lunes 5 de octubre, Gustavo Petro envió una carta al Parlamento Europeo pidiéndole a sus miembros la suspensión del tratado comercial entre la Unión Europa y Colombia. Esta ‘inocente solicitud’ es la primera parte de un tenebroso plan en contra de los magdalenenses.

La petición de Petro, enviada a la sede del Parlamento Europeo en Bruselas (Bélgica), buscaba de forma engañosa, dizque por ‘violaciones de derechos humanos cometidas por las fuerzas de seguridad en Colombia’, destrozar nuestra economía con resultado catastrófico para el Magdalena.

De no haber sido porque el Parlamento Europeo rechazó la patética solicitud por votación de 541 a 136, nuestro Departamento estaría sufriendo las consecuencias de la pérdida de 40.000 empleos de personas que, principalmente, son trabajadores de importantes actividades agrícolas.

La catástrofe que intentó crear Gustavo Petro guarda semejanza con lo que su amigo y aliado político, el jefe del clan Caicedo, Carlos Caicedo; consignó en el Plan de Desarrollo 2020-2023 al proponer procesos productivos y de distribución de la tierra que no es cosa distinta a la expropiación.

Caicedo como Petro, engañan cuando dicen que para lograr que el campo magdalenense tenga desarrollo productivo, moderno y sostenible; hay que incautar la tierra de quien la tiene cuando son ellos los que están haciéndola productiva y generando empleo estable y bien remunerado.

El Informe de Pobreza Monetaria divulgado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística -DANE- el pasado 13 de octubre es la prueba fehaciente de que el ‘Petro-Caicedismo’ quiere destruir a los magdalenenses como ya lo hicieron con los ciudadanos de Santa Marta.

 El DANE demostró que durante los gobiernos de los últimos nueve años del Clan Caicedo, Santa Marta aumentó su pobreza. Lo peor del asunto es que no hay solución a la vista, por que al final, al modelo populista que hoy gobierna en Santa Marta y el Magdalena no le interesa que el territorio y sus ciudadanos prosperen. Contrario al aumento en pobreza que generó el Clan Caicedo en los hogares samarios, en el mismo tiempo los municipios del Magdalena cerraron un poco esa brecha.

Si hoy Petro, solo como senador y con la caja de resonancia de Caicedo, intentan masacrar al trabajador magdalenense, da pánico pensar lo que podría hacer desde la Presidencia de la República. ¡Destrozar el tejido productivo y ponernos a todos a comer basura, le será fácil!

 ¡Dios y la Virgen protejan a Colombia! 

@LuisMiguelCotes

Publicado: octubre 22 de 2020