CERAC, centro que elabora documentos a favor del proceso de paz, ha recibido más de $500 millones del gobierno Santos.

Con ocasión de los cuestionados contratos celebrados entre la fiscalía de Eduardo Montealegre y Natalia Lizarazo García –conocida comercialmente como “Natalia Springer Von Schwarzenberg”-, se generó un debate relacionado con la doble condición de esa mujer. En las mañanas fungía como analista radial de la emisora La FM y en las tardes recibía honorarios de una entidad pública para la que prestaba sus servicios profesionales.

Luego de que estallara el escándalo, el periódico El Tiempo prescindió de sus servicios como columnista y RCN resolvió despedirla de La FM. La señora Lizarazo –“Springer”- no podía seguir llenando sus alforjas con el dinero de la fiscalía y, al mismo tiempo, posando de analista e investigadora independiente.

La historia de “Springer” parece estar repitiéndose con el doctor Jorge Restrepo, quien funge como director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, más conocido como el “CERAC”.

Aunque fue fundado en 2005, los estudios del “CERAC” empezaron a tener resonancia, precisamente, durante el proceso de negociaciones entre el gobierno de Santos y el grupo terrorista de las Farc, en La Habana.

La presencia permanente del director de ese centro de estudios, Jorge Restrepo en distintos medios de comunicación, como la emisora RCN, ayudó a darle cierto prestigio a sus informes, papers e investigaciones.

Curiosamente, muchas de las investigaciones del “CERAC” le resultan convenientes a Santos. En mayo de este año publicó el “Monitor del cese el fuego bilateral y de hostilidades”. En ese documento, se encuentran conclusiones favorables a los intereses del gobierno que buscaba mostrarle al mundo la eficacia del cese de acciones de la fuerza pública contra la banda terrorista de las Farc.

En el punto 3 de ese informe, se lee que el “CERAC ha registrado dos hechos que constituyen violaciones al cese, pero en ninguno de los casos hubo acción intencional hostil y deliberada de las Farc hacia la fuerza pública o viceversa”.

El pasado 30 de junio, el “CERAC” realizó otra investigación en la que se concluyó que “el proceso de paz previno, al menos, la muerte de 2796 personas, cifra que incluso puede ser mayor según el periodo con el que se compare”.

Una de las primeras personas en celebrar aquel informe fue, precisamente, el presidente de la República, Juan Manuel Santos, a través de su cuenta de Twitter: “El monitoreo de @CERAC tras el acuerdo de paz, muestra que en 10 meses se ha prevenido la muerte de 2796 personas. ¡Valió la pena!”.

Trino del presidente Santos, alabando investigación del “CERAC”

Amor con amor se paga

Pocas semanas después de publicado ese conveniente estudio, el departamento administrativo de la presidencia de la República, celebró un contrato de prestación de servicios con Jorge Alberto Restrepo Torres en su condición de representante legal del “CERAC”.

El doctor Restrepo entregará cuatro documentos. Uno de ellos deberá contener “el análisis y recomendaciones sobre la articulación interinstitucional territorial para la implementación de rutas operativas territoriales, en el marco de subsistencia de derechos civiles y políticos, que propendan por la garantía de los derechos civiles y políticos de defensores de derechos humanos, líderes sociales y movimientos políticos en los departamentos de Cauca, Antioquia, Norte de Santander, Córdoba y Nariño”. Por ese “análisis”, la Casa de Nariño le pagará a Restrepo $16 millones de pesos.

Los otros tres documentos que fueron contratados son sobre temas relacionados con la protección de los defensores de derechos humanos y por ellos el “CERAC” recibirá $20 millones de pesos adicionales.

Pero esos $36 millones de pesos no son el único pago que ha recibido el “CERAC” del gobierno Santos. El 7 de diciembre del año pasado, a través del contrato 194/16, la presidencia le desembolsó la suma de $30 millones de pesos para que redactara “un documento de análisis” para el mejoramiento de “la eficacia de las medidas de protección colectiva con los lineamientos interinstitucionales para la implementación de las medidas”.

La imparcialidad y objetividad de las investigaciones del “CERAC” quedan en duda por cuenta de los estrechos y añejos vínculos contractuales de ese centro de análisis con la presidencia de la República. Año tras año, la Casa de Nariño ha favorecido a esa entidad ordenándole “análisis” sobre temas puntuales.

En el año 2015 –contrato 071/15-, Jorge Restrepo, como representante de “CERAC”, también recibió dinero del gobierno. En aquella ocasión, fueron $30.261.200

Además del departamento administrativo de la presidencia de la República, la Oficina del Alto Comisionado para la Paz cuando estaba en manos de Sergio Jaramillo, le contrató al analista Restrepo sus servicios para “desarrollar, mantener y entregar una plataforma de información que permita el conocimiento de la situación regional; facilite y promueva la articulación nación-territorio, y a la planeación de acciones de construcción de paz territorial”.

Ese contrato, por el que el gobierno nacional le pagó al “CERAC” $406 millones de pesos, se ejecutó entre diciembre de 2015 y julio de 2016.

En total, la Casa de Nariño le ha dado $502 millones de pesos al “CERAC”, centro que coincidencialmente elabora y publica documentos que son presentados como investigaciones académicas independientes y que convalidan los propósitos del gobierno respecto del proceso con la banda terrorista de las Farc.

Imagen de uno de los contratos del “CERAC” con la presidencia de la República

Restrepo: “No hacemos públicos nuestros contratos”

En diálogo con LOS IRREVERENTES, Jorge Restrepo se refirió a esta situación, asegurando que “de tiempo atrás, el ‘CERAC’ contrata con distintas entidades estatales y nosotros tenemos la política de no hacerlo público. Por esa razón, en la página web del centro no hay ninguna referencia a nuestros contratos con la presidencia de la República”.

Así mismo, consideró que su caso no puede ser comparado con el de “Natalia Springer”. “Me parece injusto que se haga esa comparación. Igual, en su momento yo concedí una entrevista en la que me referí al caso de Natalia, afirmando que ella tenía todo el derecho de celebrar los contratos por los que fue cuestionada”.

Al preguntársele si él, en sus análisis radiales en RCN ha puesto de manifiesto el vínculo del “CERAC” con la presidencia de la República, Restrepo respondió que “la directora de RCN, Yolanda Ruiz, fue informada por escrito de la existencia de esos contratos que son de investigación, pero no he hecho esa aclaración al aire”.

Al final, surge una evidente inquietud sobre la imparcialidad de los documentos redactados por la institución en la que Jorge Restrepo funge como director y representante legal. La misma duda que en su momento emanó cuando se conoció la debilidad contractual con entidades públicas de la señora “Springer”.

@IrreverentesCol

Publicado: octubre 5 de 2017