El pasado 10 de agosto, el senador Iván Cepeda, afirmaba en entrevista con Telesur (aparato de propaganda chavista) que se estaba trabajando en un gran pacto que le permitiera a la izquierda acceder al poder en 2022, con el fin de poner en marcha un modelo de gobierno que permita hacer cambios estratégicos en Colombia. El 11 de agosto, el senador que defendió a ultranza la libertad de Jesús Santrich y que declaró no arrepentirse de hacerlo, a pesar de que éste se haya fugado, afirmó en otra entrevista para el portal “El Comején” que este gran pacto que propone de cara a las presidenciales incluye el desarrollo de un nuevo modelo ecónomico para el país.

La gran pregunta es ¿a qué se referirán estos sectores de la izquierda cuando hablan de un cambio de modelo económico en nuestro país? Para nadie es un secreto la cercanía de Cepeda con el régimen chavista y, especialmente, con la línea ideológica trazada por el difunto presidente de Venezuela. Basta con recordar sus palabras textuales durante el funeral del dictador venezolano en 2013, “Chávez es el arquitecto de un nuevo orden en nuestro continente, de una integración profunda de nuestros pueblos… y será recordado siempre y por siempre”.

Su profunda admiración por el régimen chavista, que ha violentado los derechos humanos y condenado a la pobreza a un país prospero, no es algo nuevo. En 2009 el senador participó en una gira por Europa en la cual buscaba desprestigiar al expresidente Álvaro Uribe. Desde el portal revolución.org, plataforma digital que promociona la revista del ELN, el blog de miembros de las Farc y contenidos del Partido Comunista entre otros, el senador planteó que el gobierno Uribe era una pieza incómoda qué impedía el proceso de integración y unión latinoamericana. Uribe era el muro de contención que impedía que el proyecto bolivariano se consolidara en Suramérica. ¿Será ésta la razón de esa cruzada de infamias y odios que ha tenido Cepeda contra el Presidente Uribe?

El chavismo siempre fue un proyecto internacional, y hoy acecha de nuevo con fortaleza contra nuestro país. A pesar de que en la actualidad varios líderes de izquierda han intentado maquillar su cercanía con el régimen chavista, en el pasado habían defendido las tesis de horror y muerte del socialismo del siglo XXI y a sus figuras más representativas. Por eso es importante que como colombianos reaccionemos ante la amenaza que sufre nuestro país, su modelo de desarrollo, su democracia y sus instituciones.

Los ataques a nuestro sistema político se hacen cada vez más directos, y el principal objetivo como lo he venido repitiendo en este espacio es minar la legitimidad de la instituciones democráticas. Estamos advertidos por palabras textuales de uno de los principales arquitectos del populismo y quien aparentemente funge como nuevo jefe de las Farc; está claro la izquierda quiere tomar las riendas de Colombia para cambiarlo todo. Parémosle-Bolas a quienes desde la infamia hoy quieren abrir el camino del socialismo en nuestras tierras.

@gabrieljvelasco

Publicado: septiembre 7 de 2020