Si alguien debería ser llamado a indagatoria por manipulación de testigos, es el senador comunista y aliado de las Farc, Iván Cepeda Castro, persona que desde hace muchos años se ha paseado por las cárceles de Colombia y los Estados Unidos, buscando testigos falsos contra el presidente Uribe y su familia. 

A todos ellos les ha hecho todo tipo de ofertas a cambio de su testimonio. 

Hace un par de meses, el desmovilizado jefe de las AUC, Juan Carlos El TusoSierra le ratificó a LOS IRREVERENTES que en el mes de julio de 2009, un año después de haber sido extraditado a los Estados Unidos -precisamente por el gobierno del presidente Uribe-, recibió una visita de Piedad Córdoba e Iván Cepeda, en la que Cepeda le ofreció toda suerte de beneficios como asilo político para su familia en Suiza, a cambio de que declarara contra el  presidente Uribe. Dicho encuentro, se dio en una prisión ubicada en el estado de Virginia, donde Sierra purgaba la sentencia que le fue impuesta por un juez estadounidense. 

En entrevista con LOS IRREVERENTESEl Tuso, de manera clara y concreta aseveró que nunca en su vida se ha reunido o conversado con el expresidente de Colombia. 

Abundan los casos y las denuncias contra Cepeda por la compra de falsos testigos. Uno de los episodios más escabrosos es el del delincuente Carlos Enrique Areiza Arango, brutalmente asesinado a comienzos del año pasado, luego de que confesara que Iván Cepeda le ofreció beneficios a cambio de que mintiera contra el presidente Uribe y otras personas, entre ellas el exgobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos y el senador uribista, José Obdulio Gaviria.

En una carta redactada de su puño y letra, semanas antes de ser asesinado, Areiza confesó que Cepeda “comisionó a una persona de su confianza y al seños Carlos Contreras para que presionar (sic) hasta que yo declare y he venido recibiendo más presiones por parte del señor Iván Cepeda para que ratifique declaraciones de ‘Pipintá’ y me ofrecieron 100 millones de pesos si yo le colaboraba o si no me iban a hacer la vida imposible en la cárcel y mi familia iba a sufrir las consecuencias su yo no enredaba al expresidente Uribe, su hermano, al señor José Obdulio Gaviria, al exgobernador de Antioquia y a otros…”.

No deja de ser angustiante que Areiza haya sido acribillado a finales de abril del año pasado, luego de hacer públicas las presiones, ofrecimientos y chantajes que le hizo Iván Cepeda.

Ese crimen, no ha sido esclarecido, pero lo cierto es que si alguien resultaba enredado con las confesiones que hizo antes de morir, es precisamente el congresista Cepeda. 

Abundan las evidencias de los vínculos de Cepeda con las Farc, organización enemiga de Uribe

Pero aquellos no son los únicos delincuentes abordados por Cepeda para efectos de que mintieran contra el expresidente Uribe. En el año 2015, el entonces Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez, le formuló un pliego de cargos a Cepeda por solicitarle a los exparamilitares Ramiro de Jesús Henao Aguilar y Gabriel Muñoz Ramírez “que declararan en contra del expresidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, para lo cual, a pedido del congresistas, tendrían [Henao y Muñoz] que exponer determinados hechos que no les constaba a los entrevistados, en donde también el congresista prepararía la versión de estos testigos, ofreciéndoles, a cambio de todo ello, algunos beneficios”. 

El 19 de febrero de 2018, Henao Aguilar declaró públicamente que “ratifico mi denuncia: el señor Iván Cepeda estuvo en esta cárcel de Itagüí, ofreciéndonos a nosotros beneficios administrativos, jurídicos y económicos, para que nosotros desviáramos algunas informaciones y se las pasáramos a él [Cepeda], nos dejáramos grabar un video y donde manifestáramos que algotras (SIC) personas como el señor Álvaro Uribe Vélez, estaban incursos en unos delitos referente a la incursión militar del ‘Bloque Metro’, cosa que no es verdad. Es una manipulación que él quería hacer con nosotros… No puedo callar frente a estos hechos tan delicados…”.

La justicia colombiana, esa misma que opera bajo preceptos políticos, se ha abstenido de investigar a Iván Cepeda, a pesar de los múltiples testimonios de desmovilizados que han confesado que ese sujeto los abordó ofreciéndoles plata, asilos políticos y beneficios carcelarios.

El presidente Uribe, que es una evidente víctima del plan criminal urdido y puesto en marcha por Cepeda, terminó investigado y llamado a indagatoria. Al final del día, todo terminará conociéndose y los magistrados investigadores, si tienen un mínimo de ponderación y decencia, tendrán que precluir la investigación y, en consecuencia, ordenar la captura inmediata de Iván Cepeda, sin duda ninguna, el mayor promotor del cartel de falsos testigos que opera en nuestro país. 

@IrreverentesCol

Publicado: agosto 21 de 2019