El título de este escrito hace alusión al lema de la gobernación actual en el departamento del Cauca, “dirigida” por el ingeniero Óscar Campo, áulico de su antecesor Temistocles Ortega, hoy candidato al Senado por Cambio Radical y quien cuenta con la maquinaria departamental a su servicio.

Si en Colombia llueve en el Cauca truena. La ola de inseguridad por la cual atraviesa nuestro departamento es espantosa. La extorsión, la minería criminal, los secuestros exprés, los cultivos ilícitos, la anarquía indígena, entre otros aspectos, dejan al Cauca en una situación de suma delicadeza.

El ataque más reciente ocurrió en el norte del Cauca, en donde se atentó contra la vida del hermano del Alcalde del municipio de Buenos Aires. Una semana atrás en Balboa, encontraron el cuerpo de un sastre de 40 años de edad sin piel y sin el músculo de su brazo izquierdo; y días antes de tan aterrador hecho, en Cuatro Esquinas, del municipio de El Tambo, personas con armas de largo alcance se presentaron en la capilla y retuvieron a niños y mujeres, y no les permitieron salir hasta que cada familia no pagara la suma de tres millones de pesos; por otro lado, la presencia de mexicanos en la costa caucana cada día aumenta, y con ello la violencia y la crisis social. Los carteles mexicanos en alianza con Eln y el brazo armado de Farc se están tomando el Cauca.

Lo anterior, son apenas mínimos ejemplos de lo que hoy acontece en nuestro departamento; y lo que más indigna en la ciudadanía es la apatía del mandatario departamental y de los Congresistas del Cauca. Aunque tanto para el primero como para los segundos, el departamento se halla en un estado de paz y tranquilidad nunca antes visto, cuando en realidad ocurre todo lo contrario.

El gobernador se encuentra preocupado más por la candidatura de Temistocles que por la seguridad y bienestar de los Caucanos. Su ausencia de liderazgo, su falta de poder de decisión y su nublosa inteligencia llevan al Cauca rumbo a un sendero del cual será muy difícil salir. Y qué decir de los Representantes, preocupados únicamente por incrementar el IVA del 16% al 19% o en el caso del candidato de Santos a la Cámara, Cárdenas, para quien su prioridad es garantizar la impunidad de criminales y afectar el bolsillo de los honestos.

Basta ya de esos indignos mandatarios, basta ya de su carencia de liderazgo y mano ejecutiva, esa camarilla debe salir del poder, debemos apostar por una renovación, pero que vaya de la mano de autoridad y diálogo popular. No más de lo mismo.

@AndresSaavedra_

Publicado: enero 25 de 2018