Quiero dejar claro que a mi también, como a la gran mayoría de ustedes, me han  hastiado la politiquería, las mentiras de algunos de los que han gobernado y, por supuesto, la corrupción. Toda mi vida he estado del lado del sector privado y de quienes hacen política pública sin apelar a unas  elecciones o a la política para llegar a un cargo sino con el único fin de servir, de impulsar el conocimiento como un motor de progreso y de generación de valor agregado en cada iniciativa social o productiva.

Sin embargo, también creo que uno en la vida debe pasar de la comodidad de leer titulares todos los días que nos inquietan a trabajar de manera desenfrenada por las causas que nos unen. Bogotá nos llama a debates con altura, a acciones históricas que nos permitan transformarla en una ciudad de la cual todos sus ciudadanos se sientan orgullosos y unirnos en la diversidad y en la diferencia con el único fin de sacar los proyectos que la ciudadanía reclama.

He decidido lanzarme al Concejo de Bogotá con la única aspiración de seguir sirviendo, esta vez, desde un escenario en el cual considero que cumpliré un papel trascendental en el control político, la toma de decisiones y las acciones que transformarán a nuestra ciudad en un espacio incluyente, moderno, referente y, sobre todo, que cumpla con las expectativas de los ciudadanos.

Creo que Bogotá tiene todas las condiciones para convertirse en una Ciudad Inteligente que evolucione sobre la base de emprendimiento y seguridad. De una parte, garantizando desde el Concejo de Bogotá que el Distrito lidere acciones en el Plan de Desarrollo encaminadas a generar oportunidades para las nuevas ideas de negocio que nuestros jóvenes quieren llevar a cabo, impulsando el aprovechamiento de la tecnología para solucionar problemáticas sociales y mejorar la calidad de vida, pero también promoviendo que la oferta de bienes y servicios del Estado lleguen a los bogotanos que más lo necesitan.

En materia de seguridad debemos unir todos los esfuerzos posibles para enfrentar unos índices alentadores, pero que contrastan con una realidad evidente y pesimista. Asaltos a establecimientos públicos, delincuentes que rompen las ventanas de los automóviles para llevarse las pertenencias de nuestros ciudadanos, microtráfico en los colegios y casos tradicionales como el fleteo por no mencionar tantos otros que aquejan a la ciudadanía. Quiero trabajar de manera comprometida y con conocimiento de causa para que desde el Concejo de Bogotá se incluyan acciones contundentes en el Plan de Desarrollo, pero que además se cumpla lo allí pactado durante los próximos cuatro años.

Tengo la estatura moral, la experiencia y las ganas para trabajar con tiempo de urgencia en una Bogotá que desatrase esa deuda histórica que tiene con sus ciudadanos. Tenemos todo para hacerlo y este es el mejor momento. Llegaré al Concejo de Bogotá con el respaldo de todos ustedes con el compromiso demostrado de mi vocación de servicio y mi capacidad para transformar constructivamente cada debate en una oportunidad para todos los ciudadanos.

Hoy me siento orgullo de poderles contar que estoy avalado por el partido que a mi consideración, es el más organizado y mejor estructurado de Colombia: el Centro Democrático, que me asignó el número 6 en la lista para las elecciones que se avecinan. Estoy seguro que representaré los valores del partido y sobre todo  las enseñanzas que nos ha dejado una persona a quien respeto y admiro profundamente, Álvaro Uribe Vélez.

@SimonOsorioJ

Publicado: agosto 2 de 2019