Con un esfuerzo mayúsculo Centro Democrático, otros partidos y en especial millones de ciudadanos se unieron para lograr el triunfo de Iván Duque en la presidencia; alejando por lo menos por cuatro años la amenaza de un gobierno de  izquierda radical que gobierne y acabe con nuestro país. 

Ahora debemos mantenernos unidos y garantizar el éxito del gobierno nacional para que Colombia tenga por los próximos 20 años gobiernos que desde la nación y las regiones fortalezcan nuestra economía y generen mejores condiciones sociales y medio ambientales.

Está bien que seamos exigentes y queramos cambios inmediatos, pero no podemos caer en la trampa del inconformismo y menos del debate público, que es el rol de la oposición. Soy testigo de que el Gobierno de Duque y sus aliados se levantan todos los días con gran entusiasmo a enfrentar los problemas que dejó el gobierno de Santos, a la amenaza petrista y a buscar caminos para sacar adelante los retos que compartimos. 

Puede que el acuerdo que nos dejaron de 69.000 familias en el programa para sustitución de cultivos de sustancias ilegales impida que arrasemos inmediatamente con las 171.000 mil hectáreas de coca (según la ONU) sobre las cuales se sostiene el narcotráfico, pero nuestro presidente hábilmente se ha aliado con el gobierno de Donald Trump para construir una estrategia que terminará la coca en nuestro País si nos unimos todos. 

Se acabó la guachafita, no solo de Guacho (que hoy es perseguido por tierra, mar y aire), sino también de diálogos inconvenientes y sin reglas claras con el ELN y cualquier otro grupo de criminales. Y qué decir del gobierno de Maduro, que nos intimida con unos tanques de guerra en la frontera cuando toda la armada de Estados Unidos está ya cuidando la espalda del pueblo colombiano gracias a nuestro presidente Duque. Ojalá comprenda la dictadura castrochavista que prácticamente todas las naciones en el mundo se cansaron de tanto atropello a nuestros hermanos venezolanos.  

El gobierno genera la confianza internacional para poder aplazar parte del pago de la exagerada deuda que recibimos. Gracias a ello será posible invertir mayores recursos en el 2019, como se está logrando en la aprobación del presupuesto 2019 en el Congreso. Y cumpliéndole a nuestro pueblo colombiano, que quiere menos burocracia y más inversión, Duque tomó la decisión de bajar en un 10% los gastos de funcionamiento y reducir el tamaño del gobierno. 

Como si fuera poco, se trabaja a doble marcha para reformar la justicia, el sistema político y solucionar la mala calidad de nuestro servicio de salud, entre otras angustias del pueblo colombiano.

Compatriotas, los invito a unirnos para  garantizar el presente y futuro que se merece cada familia en nuestra amada Colombia; los necesitamos a todos en esta lucha.

@ChriGarces

Publicado: septiembre 29 de 2018