En un allanamiento a su residencia, el CTI de la fiscalía general de la nación capturó al jefe terrorista de las Farc, alias Jesús Sántrich, quien tenía previsto ocupar una de las 5 curules que Santos le regaló a esa banda terrorista en la cámara de Representantes.

Sántrich, cuyo nombre de pila es Seuxis Hernández, fue delegado por la banda criminal de las Farc como su negociador, cuando se instaló la mesa de conversaciones en la ciudad de Oslo, en Noruega.

El país se estremeció cuando ese terrorista, en tono desafiante, respondió cantando “quizás, quizás, quizás”, cuando se le preguntó si las Farc le iban a pedir perdón a sus víctimas.

Desde que se produjo la supuesta desmovilización de las Farc, Sántrich se ha granjeado el repudio del pueblo por cuenta de su cinismo frente a las víctimas.

La captura de ese delincuente es un bálsamo para las víctimas y para los colombianos que mayoritariamente demandan justicia por los crímenes de los genocidas de las Farc.

El jefe de las Farc fue capturado con fines de extradición. Se pudo confirmar que ese delincuente, después de su desmovilización continuó involucrado en el tráfico de cocaína.

La captura de Sántrich es la prueba fehaciente de que los bandidos de las Farc continúan coordinando operaciones de narcotráfico.

La extrema izquierda ha rechazado la captura de ese delincuente, alegando que se trata de un montaje. LOS IRREVERENTES pudieron confirmar que la fiscalía colombiana tiene en su poder suficientes evidencias proveídas por agencias norteamericanas como la DEA que confirman la participación de alias Sántrich en actividades ilegales con posterioridad a su desmovilización. Estos crímenes se cometieron en junio del año 2017, después de la firma del acuerdo final Santos-Timochenko.

La captura de ese terrorista internacional, se produjo como consecuencia de una orden impartida por la corte del distrito sur de la ciudad de Nueva York, luego de que el gran jurado de esa corte pudiera confirmar que alias Jesús Sántrich habría participado en el tráfico de por lo menos 10 toneladas de cocaína en los últimos meses.

Este es, sin lugar a dudas, el golpe más duro que han recibido los delincuentes de las Farc que equivocadamente creyeron que podrían seguir delinquiendo con total impunidad, después de que el gobierno de Santos les regalara el acuerdo con el que les fueron perdonados todos sus delitos.

@IrreverentesCol

Publicado: abril 9 de 2018