Ya es claro para todos los colombianos la difícil situación económica que está afrontando el nuevo gobierno, fuera de encontrar la olla raspada en la mayoría de los ministerios y entidades descentralizadas, recibió un presupuesto para el año 2019 con un hueco de 25 billones de pesos, nunca antes un gobierno había encontrado una situación tan difícil.

Obviamente lo primero que se ocurre hacer en una situación así es una reforma tributaria que ayude a tapar huecos, el problema es que las tasas de tributación ya están demasiado altas y subirlas mas sería catastrófico, esa es la razón por la cual se ha visto como solución poner IVA a los productos de la canasta familiar, medida muy impopular, que además tendría un costo político demasiado grande. El gobierno todavía no ha dicho de que manera podría devolver este impuesto a las clases menos favorecidas, si pudiera hacerlo seguro podría ser una solución para disminuir parte de ese faltante.

Otra solución es la disminución del tamaño del estado, este creció en los últimos años muy fuertemente, aunque es una medida necesaria esta no genera ese faltante de caja tan rápidamente, es mas una medida a mediano plazo.

Como se deben pellizcar recursos por todas partes, una de las maneras de hacerlo es restructurando la deuda que tiene el gobierno en títulos de deuda interna como externa de manera que parte de los vencimientos del año entrante puedan llevarse a años siguientes para así disminuir el servicio de la deuda en el año 2019.

Según el Ministerio de Hacienda las amortizaciones de la deuda para el año 2019 son 53 billones de pesos, de los cuales 43 billones son deuda interna (Tes) y 10 billones son títulos emitidos en el exterior, esto representa el 12% del total de la deuda del gobierno. 

Existen diferentes maneras de hacer esta restructuración, la mas conveniente es hacer un canje de deuda donde se invite a los tenedores de títulos con vencimiento en el 2019 a que rediman anticipadamente estos títulos y que a cambio se les  entregan títulos a vencimientos mas largos, por ejemplo,  el año 2029 solo tiene un 1% del vencimiento de la deuda, ese año podría ser. El éxito del canje depende que el gobierno este dispuesto a dar una tasa de interés interesante a los inversionistas.

Otro de los temas que creo que es muy importante estudiar por parte del gobierno es la posibilidad de aumentar la duración de la deuda como política, aunque debemos ser conscientes que a mayor plazo debe dar mayor tasa, dada la liquidez de los mercados mundiales podría ser un buen momento para ir a los mercados a conseguir los recursos. La Reserva Federal (FED) según los analistas debe hacer este año dos y en el 2019 tres aumentos de la tasa de interés en los Estados Unidos por lo tanto no existe razón para esperar esos aumentos para conseguir los recursos.

La calificación de deuda del país depende en gran medida de lograr cubrir esos 25 billones de faltante para el año entrante y de lograr una estabilidad fiscal a mas largo plazo, si se disminuye el monto de vencimientos de amortización del 2019, los años siguientes los montos de amortización son mucho menores por lo tanto las necesidades de caja también.

Esperemos que el gobierno logre hacer estos movimientos tan necesarios para el futuro del país lo mas rápido posible y por un buen monto, por ahora los mercados siguen tranquilos y creo que los inversionistas acogerían un canje sin mayor problema.

Aunque la noticia de aumento del precio del petróleo es una buena noticia para nuestra economía, esperemos que esta no nos tranquilice lo suficiente para no hacer los cambios fiscales y de deuda que se necesitan.

@SANTAMARIAURIBE

Publicado: septiembre 22 de 2018