Todavía falta un buen tiempo para las elecciones del 2018, pero preocupa la poca exposición que han tenido los candidatos del uribismo.

Desde un principio generó controversia la escogencia de los precandidatos del uribismo. Mientras personas como Iván Duque son poco conocidos; otros como Oscar Iván Zuluaga ya tuvieron su oportunidad. Pero más allá de lo anterior, resulta preocupante el hecho que mucha gente tiene reservas respecto a sus candidaturas y el impacto que van a tener en las próximas presidenciales.

Así pues, es hora que los precandidatos reaccionen y desde ya comiencen a tener la figuración esperada. Mientras otros candidatos están en campaña -hace mucho tiempo-, pareciera que ellos no tienen mayor afán en la próxima contienda electoral.

Pienso que Oscar Iván Zuluaga ya tuvo su oportunidad. Por otra parte valoro que personas jóvenes como Iván Duque acepten el inmenso reto que significa luchar en la mencionada precandidatura. Sin embargo creo que es importante mayor “empuje” y ganas en pro de ese importante sueño. Nos definimos el futuro de nuestro país.

A pesar de lo anterior es fundamental pensar en lo que pueden significar otras situaciones como lo que podría significar una posible alianza con Vargas Lleras. ¿La gente estaría dispuesta a aceptar ese escenario?

ENTRETANTO: 1.  No nos podemos dejar engañar por el supuesto estilo moderado de Jorge Enrique Robledo. Ese señor representa un verdadero peligro para el país.  Importante hacer lo posible para atajar sus aspiraciones desde el debate y mostrar ese radicalismo que pretende ocultar.  2. Las elecciones del 2018 representan la verdadera apuesta del uribismo. Desde ya se tienen que hacer los esfuerzos necesarios para que el resultado sea el esperado. No nos podemos permitir otro fracaso como el de las dos últimas elecciones. Igualmente resulta fundamental tener unas listas fuertes para el Congreso; ya es hora de ir teniendo eso en cuenta.

@josecuellob