La exministra Gina Parody que por estos días está evadiendo a la justicia, debe poner la cara, no solo por lo de la Ruta del Sol, sino por ser parte de una rifa de títulos falsos en este país.

Claudia Patricia Saavedra Bohórquez es una colombiana víctima de  estafadores inescrupulosos cuyos tentáculos están muy acentados  dentro del Ministerio de Educación.

El señor Heitmar Alexander Sarmiento Lamprea, Odontólogo colombiano, quien para la fecha de la estafa era el representante legal de la Compañía Colombiana de Implantes y Conexiones S.A.S (empresa que importa y comercializa implantes brasileros de la marca CONEXAO y brinda cursos y diplomados para odontólogos) en abril de 2012, engañó a Claudia, convenciéndola de tomar el programa de postgrado en implantología de la Universidad Metropolitana de Santos en Brasil. Él, le aseveró que el postgrado era 100% convalidable, semipresencial por dos años, cuyo costo por semestre sería de 4.700 dólares, que los módulos de estudio se desarrollaban en Brasil y en Bogotá. Le manifestó que el trámite de convalidación sería muy fácil por medio del tratado Andrés Bello y que, él mismo en persona como coordinador de la Universidad en Colombia, colaboraría con las gestiones que debían realizarse para dicha convalidación puesto que él ya había convalidado su título de implantólogo de Chile y sabía cómo era la tramitología.

Claudia se matricula y un mes antes de recibir el anhelado grado que tendría lugar en mayo de 2014, comenzó a realizar las averiguaciones en el Ministerio de Educación Nacional pero allí le informan que el programa de Especialización en Implantología Oral no tenía registro en Territorio Nacional, que el Brasil no tiene convenio Andrés Bello y que la Universidad de Santos en Brasil no tenía convenio con ninguna universidad, por lo tanto, las clases que había recibido en Bogotá y en Medellín (en la Universidad Cooperativa) eran netamente inválidas. Le sugieren ir a la embajada del Brasil en donde la atienden y le informan que la Universidad de Santos tiene un “Curso de Especialización en Implantología” y no un postgrado real, además le informan que, sin visa de estudiante, (ella solo tenía la de turista) no podía estudiar y tampoco hacer prácticas clínicas sobre pacientes como lo venía haciendo en ese país como parte sus créditos. Allí  le advirtieron que seguramente era víctima de una estafa y que por ningún motivo podía ir de nuevo al Brasil a hacer prácticas clínicas (operar pacientes y rehabilitarlos) ya que eso era un delito que tenía cárcel.

Claudia les informó a sus compañeros de curso (15) y a los otros (18) que iban cursando el segundo semestre. Todos se aterreraron de ser víctimas de semejante estafa y pensaron en demandar al sujeto Heitmar e interponer una acción conjunta a la universidad en Brasil. Sin embargo, una alumna del segundo grupo, contactó a la funcionaria del Ministerio de Educación, Leonor Herreño Aguilar, quien decía ser experta en convalidaciones y la ponen en contacto con el estafador y ”solucionan”.

Dicha solución, según la funcionaria era ”cambiar” el título para que se viera como un diploma y anexar unos documentos para meterlos al Ministerio de Educación y pasar el “CURSO” como un postgrado.

También le asesora no hablar de las horas de clase (que son apenas 1.200) sino de créditos que se asemejen al programa comparado en Colombia que es el del CIEO (que cuenta con más de 5.000 horas y 114 créditos). La funcionaria viaja al Brasil con todo pago por Heitmar: honorarios, tiquetes, hotel y se reúne en la Universidad de Santos con Heitmar y los otros docentes de la Universidad; allí concretan cómo van a modificar el título y los anexos.

A todos les parece viable hacer eso, menos a Claudia, porque entendía que era pintar una estafa, razón por la cual la amenazan, pero, sin embargo, Claudia se mantiene en la misma posición de denunciar. Recopila las pruebas (audios, correos, chats, etc.) y al regresar a Colombia denuncia penalmente a Heitmar por estafa agravada, proceso número 110016000050201419010 que se encuentra durmiendo el sueño de los justos desde el 2014 en la fiscalía 223 Local, con tres citaciones a imputación sin éxito, la última solicitada con CONTUMACIA (17 de marzo de 2017) donde la fiscal no asistió.

Sin embargo, Heitmar hizo su título primero que el de los demás y con las instrucciones de Leonor, lo pasó al ministerio donde obviamente fue convalidado el 15 de septiembre de 2015 bajo la resolución 14891, con solicitud radicada con el número 2015-ER-093130-60209/15, revela la resolución de convalidación y la aporta como elemento material probatorio, diciendo que él había sido un compañero más y que no había lugar a ninguna estafa debido a que él, había podido convalidar. Inmediatamente recibió la fraudulenta convalidación, los compañeros de Claudia, radican sus papeles para convalidar los  de ellos también.

A Leonor Herreño la denuncia Claudia ante el Ministerio de Educación Nacional, relatando todos los hechos de principio a fin, le abren Expediente disciplinario 1427, el que deciden cerrar por falta de mérito. La notificación llega justo cuando sale la noticia a medios de comunicación, donde la funcionaria Leonor es imputada de los cargos de Falsedad y Cohecho por la convalidación fraudulenta de los títulos de cirujanos plásticos realizada en Argentina y Perú, junto con los doctores que solicitaron sus servicios para cometer la falsedad.

Claudia apeló la decisión y le contestaron a favor diciendo que habían revisado bien el caso y veían que la conducta de la funcionaria era irregular y que su actuar había hecho caer en error al ministerio y que iban a compulsar copias a la fiscalía. Compulsaron a la fiscalía 21 Especializada Anticorrupción en Paloquemao. Allí también fue llamada del Búnker de la fiscalía para rendir declaración en la Fiscalía 58 Seccional, Grupo DIAN DFALA de lavado de activos y anticorrupción (Fiscal Carlos Ariel Silva), en donde da su testimonio, y es vinculada como víctima y testigo dentro del proceso. A esta fiscalía el Ministerio de Educación remite la carpeta de Convalidación de Heitmar y las carpetas de sus 15 compañeros quienes no alcanzaron a convalidar. Esta fiscalía desde que recibió el caso en Julio de 2016 no ha avanzado nada, pese a tener todo y a conocer el actuar delictivo de la funcionaria, pues ese despacho la imputó por lo de los cirujanos plásticos que trajeron títulos falsos de Argentina y Perú.

La Fiscalía tiene el caso de los 43 cirujanos plásticos que ostentan título convalidado por el Ministerio de Educación Nacional, de la Universidad Vega de Almeida de Río de Janeiro, universidad que no tiene facultad de Medicina y donde obtuvo el título de cirujano plástico el reconocido doctor, Francisco Sales Puccinni, quién operó a la periodista Lorena Beltrán y le ocasionó daños permanentes.

Gina Parody, se ratificó de la convalidación de estos 43 títulos dado que, según ella, habían pasado el estudio de la CONACES y que la comisión de verificación que habían mandado al Brasil a esa universidad no había encontrado nada extraño (tal sería la visita que ni siquiera se dieron cuenta que no tenían facultad de medicina). Resalto que los funcionarios que firmaron las resoluciones de convalidación de los cirujanos de Vega de Almeida, son los mismos que firmaron la convalidación de Heitmar.

El secretario general del Ministerio William Libardo Mendieta Montealegre, quien firmó el documento de cierre de la investigación disciplinaria, fue delegado por la ministra Parody para conformar la dichosa mesa técnica de colaboración con la fiscalía para esclarecer estos casos de las convalidaciones, junto con los subdirectores de inspección y vigilancia William Mauricio Ochoa Carreño y la subdirectora de aseguramiento de la calidad para la educación superior (jefe del grupo de convalidaciones) para la fecha.

La fundación FondeJusticia y Verdad le está ayudando a Claudia y radicó solicitud de medidas cautelares ante la CIDH para que se le respeten sus garantías judiciales.

Por su parte, María Fernanda Cabal, representante a la Cámara por el Centro Democrático, ha sido la única persona que viene ejerciendo control a través de derechos de petición al Ministerio de Educación para que respondan las preguntas que jamás le responden a Claudia.

P.D. Cuantos odontólogos y médicos están operando en este país sin título legal, cuántos casos más como el de la periodista Lorena Beltrán tendremos que ver para que la Fiscalía actúe. Señores, la vida de todos corre peligro con esta clase de funcionarios en el Ministerio de Educación que, por unos cuantos pesos, deciden convalidar un título falsos.

@LeszliKalli

Publicado: agosto 30 de 2017