Tan pronto estalló el escándalo de la red ilegal de chuzadas, en tono vehemente el cuestionado senador Armando Benedetti le aseguró a la emisora W Radio que él no conoce a Juan Carlos Madero quien para todos, junto al general Humberto Guatibonza, es el cabecilla de esa red criminal.

Benedetti utiliza el ataque como mejor estrategia de defensa. Descalifica a quienes lo denuncian, incurriendo en calumnias y, más delicado aún, apelando a amenazas veladas. Dados los alcances de ese parlamentario, cualquier cosa podría pasarles a quienes se han atrevido a poner en conocimiento de la sociedad sus actividades ilícitas.

Hace pocos días, las autoridades lograron capturar a Juan Carlos Madero quien esta semana empezó a hablar y revelar detalles de la forma como operaba la red criminal de la que Armando Benedetti era cliente selecto.

Según Madero, el parlamentario recurrió a los “servicios” de su empresa para “joder” al jurista Jaime Lombana, declarado enemigo de Benedetti. Según el testimonio del ahora testigo de la justicia, también solicitó seguir al hijo del abogado: “Quería ver si el pelado consumía algún tipo de sustancia o estaba en algún tipo de pelea… Quería [Benedetti] dañarle la imagen a Lombana”.

Por el seguimiento ordenado por el congresista Benedetti Villaneda, le cobraron la jugosa suma de $240 millones de pesos. La pregunta que en este momento se hacen los investigadores es ¿de dónde saca tanto dinero el parlamentario para financiar sus actividades ilícitas? La respuesta al parecer se encuentra en los informes de la unidad de información y análisis financiero –UIAF- que sobre ese senador tiene en este momento el magistrado de la corte suprema de justicia Fernando Castro Caballero y cuyo contenido revelaron en exclusiva LOS IRREVERENTES.

Benedetti no tiene coartada. Se le cerraron todos los caminos. Ya son dos los implicados en la red criminal de interceptaciones ilegales que le han confesado a la justicia que él recurrió a sus servicios. Es cierto que hasta el momento la corte suprema de justicia, la del cartel de la toga, lo ha protegido y ha engavetado todas las investigaciones que hay en su contra. Pero ahora les quedará muy difícil seguir encubriendo a ese parlamentario que ha hecho del delito una forma de vida.

@IrreverentesCol

Publicado: septiembre 17 de 2018