No queda duda alguna del complot criminal urdido en contra del presidente Uribe, en el que el cuestionado exfiscal general Eduardo Montealegre y sus principales lugartenientes –Jorge Fernando Perdomo y el exdirector del CTI, el chuzador ilegal Danny Julián Quintana- jugaron un papel de primer nivel.

En entrevista con Vicky Dávila para W Radio, Juan Carlos El Tuso Sierra, el capo del narcotráfico confesó que a través del cuestionado periodista Juan Carlos Giraldo, le fue transmitido un chantaje a nombre de Montealegre, Perdomo y el magistrado Barceló en el sentido de que debía testimoniar falsamente contra el presidente Uribe, vinculándolo con grupos paramilitares. De no hacerlo, Giraldo le aseguró a ese mafioso que sería expulsado de la ley de justicia y paz.

Sierra, que no estaba dispuesto a mentir contra el exmandatario de Colombia, no se dejó amilanar con la amenaza de Montealegre, Perdomo y Barceló. Sin embargo, la amenaza se cumplió: Sierra, que hizo parte del grupo de desmovilizados de las desaparecidas AUC, fue expulsado de justicia y paz a pesar de haber sido uno de los postulados que más había colaborado con la justicia.

El asunto ha quedado planteado: Sierra, que tiene compromisos irrenunciables con las autoridades norteamericanas de decir toda la verdad no tiene motivo alguno para mentir, pues perdería todos y cada uno de los beneficios penitenciarios y migratorios que le han sido otorgados en los Estados Unidos.

No faltarán los que concluyan que estamos ante un enfrentamiento de versiones de dos pícaros: El Tuso Sierra y el magistrado Barceló, conocido de autos por ventilar sus decisiones judiciales en deplorable estado de beodez.

Así las cosas, el cuestionado Barceló tendrá que ponerle la cara al país y explicar cuál era el propósito criminal que lo movió para hacer el montaje contra el presidente Uribe, llegando al extremo inaudito de extorsionar, a través del periodista de dudoso proceder Juan Carlos Giraldo, al narcotraficante Sierra quien, valga decirlo, valientemente y asumiendo unos riesgos inenarrables, ha decidido confesar la manera como fue constreñido para que mintiera contra el doctor Uribe Vélez

El gran rector del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, Carlos Holguín Holguín le repetía a sus alumnos que cuando dos delincuentes –en este caso Sierra y Barceló- enfrentan sus versiones, corresponde permitir que entre ellos se entiendan y diriman sus diferencias.

Mientras ello sucede, hay que hallar la manera para que Barceló, al igual que el magistrado Malo, sea separado de la corte suprema de justicia. No hay derecho a que una persona que utiliza su elevado cargo en la rama jurisdiccional para hacer montajes y persecuciones, siga ostentando la dignidad inmerecida con la que está investido.

Los magistrados deben ser personas honorables, pulcras, integérrimas y no unos vulgares sujetos capaces de mandar a amenazar a un mafioso extraditado para que mienta en las investigaciones que adelantan.

@IrreverentesCol

Publicado: octubre 23 de 2018