Empezamos el 2021 con la esperanza que sea un mejor año que el que acaba de terminar, aunque las vacunas ya son una realidad no sabemos a ciencia cierta si se logrará parar los contagios y las muertes que el Covid-19 ha dejado por todo el mundo.

Económicamente pienso que Colombia podría tener una recuperación de su economía del 4,6% que aunque lejos de recuperar las perdidas del año anterior si es un rebote y un cambio de tendencia importante, este crecimiento obviamente depende que la segunda ola de contagios no nos lleve otra vez a cuarentenas interminables y a cierres de negocios. Sigo pensando que a nuestros dirigentes se les ha ido la mano con el tema de cierres y les faltó liderazgo para con el ejemplo lograr más conciencia del autocuidado y la protección.

Este año pre-electoral tendrá adicionalmente los efectos que buscar por parte del gobierno los recursos que se gastó por la pandemia, es necesaria una reforma tributaria fuerte, que claro tendrá consecuencias electorales complicadas pero adicionalmente se necesitará más, por lo tanto el gobierno tendrá que adicionalmente vender activos que generarán ruido y desgaste adicional.

Por los lados de las ciudades los alcaldes deben empezar a cumplir con sus planes de gobierno y cumplir lo prometido en campaña, ya no debería haber excusa para no hacerlo, tuvieron un año difícil pero quién pensó que dirigir una alcaldía en un país como Colombia era fácil. Algunos presentan procesos de revocatoria de sus mandatos que aunque su metodología y llevarla a cabo es tortuosa seguro saldrán adelante, la población cada día es mas exigente y debe serlo con sus elegidos.

Aunque la mayoría de las bolsas mundiales terminaron inexplicablemente el año con ganancias altas a pesar de las caídas fuertes de las economías, estas pueden continuar dada las expectativas de rebote de las economías, en el caso del índice Colcap que es el de la bolsa colombiana que terminó todavía rezagado puede haber oportunidades de compra y valoración importantes aunque la prudencia indica que se debe hacer una escogencia mirando sectores y expectativas de cada una individualmente.

Seguirán existiendo sectores muy golpeados por la crisis donde falta mucho camino para que realmente haya una recuperación como son el sector de turismo y el del entretenimiento, mientras exista posibilidad de contagio será complicado, el sector financiero que sigue barato en términos de valor en libros tendrá que mostrar buenos índices de recuperación de cartera y baja morosidad para ser atractivo para los inversionistas.

Aunque no se ven cambios fuertes en el dólar y debería rondar por los lados de $3,500, siempre se debe estar atentos ya que el comportamiento de China y Estados Unidos puede hacerlo cambiar en cualquier momento, adicionalmente para los colombianos el precio del petróleo le influye bastante y la velocidad con la que el gobierno traiga los recursos que consiguió en el exterior para la pandemia.

Como ven este es un año de mucha expectativa y de recuperación sin todavía pensar en el 2022 que para Colombia tendrá el riesgo adicional de unas elecciones presidenciales donde todavía no existe suficiente claridad de quién va a ganar.

@SANTAMARIAURIBE

Publicado: enero 11 de 2020