No la tiene fácil el “joven senador de Farc” Iván Cepeda Castro, conocido con el alias de ‘Don Iván’. Él, acostumbrado a amedrantar a jueces, fiscales y hasta magistrados colombianos, está en la mira de las autoridades judiciales de los Estados Unidos por cuenta de sus visitas a las cárceles de ese país con el fin de ofrecer beneficios a presos bajo custodia federal, a cambio de que cometieran el delito de perjurio.

Cuando Cepeda visitó adelantó dichas visitas, ingresó a territorio americano con visa B1/B2, la cual permite hacer turismo o negocios. Nada más. Igualmente, el Departamento de Justicia, que controla el sistema penitenciario estadounidense, le otorgó un permiso especial para visitar presos bajo la premisa de que dichos encuentros eran con fines puramente humanitarios.

En octubre del año pasado, el congresista del estado de la Florida Mario Díaz-Balart puso en conocimiento del entonces Secretario de Justicia -que es el equivalente al fiscal general de Colombia- William Barr las posibles irregularidades en las que habría incurrido quien es reconocido como el cerebro del montaje judicial contra el señor expresidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez.

En su carta, Díaz-Balart dice que “de acuerdo con múltiples reportajes de prensa, Juan Carlos Sierra Ramírez fue visitado en prisión el 22 de mayo de 2009 por el senador antiuribista Iván Cepeda (…), Cepeda ofreció conseguir asilo político para Sierra-Ramírez y para su familia en Suiza si, a cambio, él incriminaba al expresidente Uribe en asuntos delictivos. Otros informes de prensa indican que Cepeda visitó a otros internos en cárceles federales de los Estados Unidos, con la misma intención de persuadirlos para que testificaran contra Uribe”.

Sobre esa carta, le recomendamos leer Se enreda la situación de Iván Cepeda en los Estados Unidos.

Hace poco, la revista Semana reveló que el Departamento de Justicia se tomó muy en serio la comunicación del congresista republicano, razón por la que informó a los abogados del presidente Uribe en los Estados Unidos, liderados por el muy prestigioso Hans Burgos que está adelantando las respectivas pesquisas para determinar si el parlamentario socialcomunista colombiano violó o no las normas legales norteamericanas, empezando por las reglas migratorias que son excesivamente rigurosas.

De acuerdo con expertos consultados por este portal, Cepeda se expone a que le cancelen su visa a los Estados Unidos. Esa sería la sanción menos drástica en su contra, pues también existe la probabilidad de que la fiscalía dé un paso más allá y presente cargos en contra del senador en caso de que determine que él sí violó las leyes federales al hacerle ofrecimientos a alias Tuso Sierra cuyo testimonio fue conocido la semana pasada en el marco de la diligencia de preclusión que se adelanta en el caso del presidente Uribe.

En efecto, Sierra Ramírez declaró bajo gravedad de juramento que Cepeda sí lo abordó y sí le hizo ofertas de asilo para su familia a cambio de que él dijera lo que supiera en contra de los hermanos Álvaro y Santiago Uribe Vélez. Sierra aseveró que rechazó el ofrecimiento de Cepeda Castro, pues no tenía conocimiento de ninguna acción ilegal por parte del expresidente o de su hermano menor.

Cepeda debería estar preocupado. Las cosas en los Estados Unidos son a otro precio. En la nación norteamericana, la justicia no se deja ni manipular ni asustar por baladrones como él. En cuestión de semanas habrá nuevos desarrollos y, lo cierto, es que el panorama no es en absoluto halagüeño.

@IrreverentesCol

Publicado: agosto 9 de 2021