Qué triste ver bancadas que sirven al mandatario de turno, pero más triste es ver un partido caer de rodillas.

En días pasados, tristemente veía cómo los grandes líderes con los que compartí espacios dentro de mi partido renunciaban esto fue lo que me lleva a escribir esta columna que también será una misiva dirigida al conservatismo.

¿Cuándo los congresistas empezaron a pensar que la política, era el acto de servir a sus intereses individuales y los del gobierno? Qué triste ver bancadas que sirven al mandatario de turno, pero más triste es ver un partido con casi 200 años de historia caer de rodillas y perder lo que se era en sólo un par de años.

¿Cuándo el partido conservador dejó de ser el partido de caro y Ospina? El partido grande que más presidentes ha puesto en la historia de este país, el partido que tuvo al primer presidente electo por votación popular y el primer alcalde de Bogotá electo por la ciudadanía, ¿cuándo dejamos de ser esa fuerza que representaba a los colombianos de bien?

¿Dónde quedaron esos sueños, anhelos y esfuerzos de nuestros abuelos y de los grandes líderes que dejaron plasmada su idea de un país mejor, de una Colombia con orden, autoridad y justicia?

¿Dónde quedó la lucha por la familia, las instituciones y la vida? ¿dónde quedaron? En una fabrica electoral, que cada vez le da más la espalda al pueblo que se supone representaba y la cara al gobierno de turno.

¿Dónde quedó la vocación de poder? ¿Dónde está la colectividad que se jactaba de tener mayorías en el congreso, en las alcaldías, en las gobernaciones? Eso sólo quedará en los libros de historia.

Senador Andrade, en sus manos está la colectividad, en usted está recuperar el partido o dejar que esa tan grande historia sólo quede en eso, en historia. Por favor recuperemos la vocaciones de poder, respondamos a lo que dice la base, y retirémonos de este gobierno corrupto.

No olvide que esperamos lo mejor, que se acabe esta mala racha o que se acabe el partido.

@SdrodriguezT

Publicado: marzo 11 de 2017