Al momento de escribir esta columna, nos ha tocado despedir, con profundo dolor, a 1.716 magdalenenses fallecidos por el COVID-19. Esta estela de muerte le ha quitado la vida a 908 de nuestros ciudadanos en Santa Marta. El dato es aterrador: la atrocidad de la pandemia no cesa.

Estamos solos. La banda que encabeza Carlos Caicedo, que gobierna el Departamento y el Distrito, no han hecho nada para salvar vidas y garantizar el sagrado derecho a la salud. Samarios y magdalenenses no podemos confiarnos y mucho menos olvidar que el COVID-19 no da tregua.

Aunque suenen a palabras trilladas, recordemos que evitar el contagio y controlar la propagación requiere dos componentes: medidas que adopten las autoridades y autocuidado. Si bien no vemos el día en el que regresemos a nuestra normalidad, ahora no podemos descuidarnos.

Con el jefe de la banda Carlos Caicedo en la gobernación de Magdalena y su subalterna Virna Johnson en la alcaldía de Santa Marta, tenemos a dos incapaces que no tomaron a tiempo las decisiones que correspondían y por eso es el desastre que vivimos hoy por cuenta del COVID-19.

Somos todos los ciudadanos: samarios y magdalenenses, quienes sobre el entendido que las autoridades le restaron importancia a la emergencia, los llamados a no quedarnos cruzados de brazos esperando que ellos actúen. Por nuestra vida, tomemos las medidas para evitar el contagio.

Es tal el terror que despierta el jefe de la banda Carlos Caicedo entre sus subalternos que ninguno de ellos se atreve a evaluar los errores que han cometido con el manejo de la pandemia. Por eso no dejaremos de criticar su incompetencia para responder por nuestras vidas.

Mientras la salud y la vida de samarios y magdalenenses pende de un hilo por cuenta del mortal virus, Carlos Caicedo y sus secuaces siguen mirando con odio a quienes los rodean. Llevamos 10 años de haber caído en la desgracia del extremismo, la paranoia y la persecución.

La invitación es a protegernos y tomar en todo sentido, las precauciones que se requieran. En la mayoría de familias tenemos casos de amigos y familiares que han muerto por cuenta del COVID-19. No queremos perder en Magdalena, Santa Marta y Colombia, ni una vida más. ¡Cuidémonos!

@LuisMiguelCotes

Publicado: abril 8 de 2021