El departamento del Caquetá hoy debe ser un foco para el país por distintas razones. En primer lugar, en términos de seguridad, la atención al departamento en época de posconflicto debe ser primordial para así garantizar la estabilidad en temas de orden público.

En segundo lugar, el ecoturismo es fundamental para activar la región. Hoy día hay un presupuesto asignado por el Ministerio de Turismo y unas estrategias enmarcadas en fortalecimiento de las posibilidades del departamento, como es el caso de los espejos de agua o las posibilidades que brinda el río Orteguaza.

Por ello el tema de biodiversidad y turismo verde debe ahondarse con firmeza, más dentro de un departamento que cuenta con una extensión de 34,350 metros cuadrados – más grande que países de Centro América – y su gran mayoría son terrenos verdes, donde se ha soslayado la posibilidad de crear corredores turísticos, entre el sur del Huila y el Caquetá, que contemplen la posibilidad de transformar la economía del departamento.

Además tenemos que abordar el problema de las hectáreas de coca, las cuales vienen creciendo en el país, y el Caquetá es foco de algunos delincuentes para propagar ese negocio, el cual acaba con las posibilidades de desarrollar el sur del país.

Por otra parte la inversión en innovación debe ser mayor, hoy vemos que el Caquetá en las mediciones que muestran sobre 26 departamentos, ocupa el puesto 24 en Innovación y Dinámica Empresarial, lo cual debe tener un replanteamiento para que la región pueda avanzar en temas fundamentales que la impulsarían económicamente y en emprendimiento.

Estos temas son los que en principio consideramos los más llamados a ser puestos en las agendas de los gobernantes tanto locales como nacionales, para poder darle otro rumbo al departamento del Caquetá, que sin descanso espera por mostrarle al mundo el potencial de su gente y los dones que Dios le regaló a través de  su naturaleza.

@NicoUCD

Publicado: agosto 25 de 2017