Tecnoglass es una empresa fundada en Barranquilla por los hermanos Christian y José Manuel Daes en 1994 y desde entonces se ha ido convirtiendo paulatinamente en una de las más importantes fabricas de vidrios de América.

Para muchos expertos en emprendimiento y generación de industria, los hermanos Daes son un ejemplo de buenas prácticas administrativas combinadas con una exitosa estrategia comercial, lo que se refleja en unos resultados operacionales envidiables a nivel regional.

El vertiginoso crecimiento de Tecnoglass, permitió que esta fuera la primera empresa colombiana en ingresar al indicador Nasdaq. Empezó a cotizar en la bolsa de Nueva York dos años antes de entrar a la bolsa de Colombia.

Los hermanos Daes, paralelamente al crecimiento de su empresa, han impulsado una fundación que ayuda a miles de personas. Han construido colegios, casas para los empleados de su fábrica, conceden becas universitarias a los hijos de éstos y dictan cursos de emprendimiento empresarial.

En Barranquilla es común que el sueño de muchas personas sea el de conseguir un empleo en Tecnoglass.

Los hermanos Chistian y José Manuel Daes han construido una empresa que le da empleo a 6 mil personas

Una decisión absurda

En enero de este año, Tencoglass tomó la decisión de empezar a cotizar en la bolsa de valores de Colombia. No tenía necesidad de hacerlo. En la bolsa de Nueva York actualmente se tranzan más de 130 millones de dólares en acciones, mientras que en la de Colombia no hay en circulación ni medio millón de dólares en títulos.

Por cuenta de una controversia entre dos auditores que no afecta ni la contabilidad, ni el Ebitda ni mucho menos las utilidades, la Bolsa de Valores de Colombia tomó una decisión que raya en el absurdo y que pone en peligro el buen nombre y la reputación de Tencoglass, empresa que genera 6000 empleos directos y que el año pasado arrojó utilidades de 91 mil millones de pesos, después de impuestos.

Los directivos de la Bolsa, de manera temeraria decidieron retirar del mercado las acciones de Tecnoglass, mientras “se aclara” una controversia entre los auditores de la fábrica. La decisión es a todas luces desmedida, máxime si se tiene en cuenta que la bolsa de Nueva York tomó el asunto con calma, dando tiempo para que la empresa allegara una documentación que hacía falta.

De hecho, las diferencias de los auditores fueron aclaradas hace un par de días, razón por la que es incomprensible que las directivas de la Bolsa de valores de Colombia, sin pensar en el daño que una medida como la adoptada por ellos puede causarle a una empresa del tamaño de Tecnoglass, haya tomado la acelerada decisión de sacar de circulación las acciones que allí se tranzan.

Tecnoglass arrojó utilidades de más de 90 mil millones de pesos en 2015

Como bien han expresado los directivos de la compañía, en este momento a Nasdaq todo le ha sido aclarado y no existe duda alguna sobre la situación de la empresa. Las acciones en poder de los accionistas no están en riesgo, pero sí el buen nombre de la compañía por cuenta de la irresponsable decisión de la BVC.

Queda en el ambiente la duda de si la bolsa de Colombia estaba interesada en perjudicar deliberadamente a la empresa de los hermanos Daes y si la decisión que adoptó estuvo motivada por razones distintas a las hasta ahora conocidas.

@IrreverentesCol