Ha pasado un mes y medio desde que Iván Duque tomó posesión como Presidente de la República, mucho tiempo para la impaciencia de una sociedad, que con justísima razón clama por un cambio, pero muy poco para enderezar el rumbo de ocho años del desgobierno Santos.

A penas hace unos días se publicó la primera encuesta luego de la posesión presidencial, en esta se mide no sólo la aprobación y desaprobación del presidente por parte de los ciudadanos, sino también los principales problemas y temas de interés para los colombianos.

Según la encuesta de Invamer el 33.7% de los consultados creen que las cosas en el país van por buen camino, mientras que el 59% consideran lo contrario; pero no se alarmen por la cifra, a pesar de no ser la ideal es un buen inicio. Con la llegada de Duque a la presidencia también volvió la esperanza, la tendencia de pesimismo era mayor durante la administración Santos y lo que ocurrió en el último trimestre es que ésta se ha venido reduciendo.

A consideración de los colombianos el principal problema que afronta el país es el desempleo, el 26,2% de la población estima que éste es el mayor inconveniente en la actualidad. No cabe duda que factores como la crisis de los migrantes venezolanos aumentan la tasa de desempleo, pero es ahí donde deben tomarse medidas urgentes para impedir que la situación se agudice. Por otra parte, la informalidad no deja de ser crítica dentro del sistema laboral de nuestro país, Colombia cuenta con cerca de veintiséis millones de trabajadores, de los cuales tan sólo seis millones cotizan al sistema de seguridad social, es decir que la mayoría o cotizan o comen, y, ¡pues comen!

En el puesto noveno, muy alejado de donde debería estar, aparece el narcotráfico como uno de los problemas vigentes; a nuestro parecer éste es uno de los orígenes de las desventuras del país, la celebre frase de que “el narcotráfico es el combustible que alimenta todas las guerras en Colombia”, es totalmente cierta. La repudiable herencia que en esta materia nos dejó Juan Manuel Santos se traduce en más de 200.000 hectáreas sembradas de coca y el grave riesgo de la descertificación por parte de los Estados Unidos.

La imagen del presidente Duque se mantiene de manera favorable ante la opinión, el 53.8% de los colombianos aprueban la gestión del mandatario, mientras que el 32.5% desaprueba la labor que hasta ahora ha desarrollado. Como lo indicábamos al principio, es demasiado pronto para lanzar juicios de valor, al menos hay que esperar a que se cumplan los acostumbrados 100 días de gobierno que copiamos de la tradición napoleónica. 

Finalmente observamos con agrado que los colombianos mantienen su cariño y respaldo hacia instituciones tan preciadas como lo son las Fuerzas Militares y la Iglesia Católica, que ocupan los más altos porcentajes de favorabilidad, con el 75% y el 67% respectivamente. Caso contraria ocurre con el sistema judicial, sobre el que pesa una desfavorabilidad del 60%, tan sólo los partidos políticos y los grupos subversivos como las FARC y el ELN sufren de mayor rechazo por parte de la sociedad.

@MiguelCetinaC

Publicado: septiembre 20 de 2018