Señores Contralor, Procurador y Fiscal General, esto es un descaro.

Como lo he mencionado en anteriores columnas, la situación financiera del HUS (Hospital Universitario de Santander) es compleja por no decir paupérrima.  Bajos ingresos comparados con los niveles de ventas, pagos al personal asistencias, médico y administrativo con mora de hasta tres meses, pago a proveedores con meses y hasta años de atrasos.

Pero sin embargo y muy a pesar de los recursos inocuos que son girados por las EPS y otros actores del sistema de salud, los gerentes de turno del HUS han permitido que abogados y agencias de cobro se hayan lucrado de los insipientes recursos de la entidad.

Si la cartera del hospital supera ampliamente los $200 mil millones, podemos imaginarnos que si al menos la mitad de esta cartera y de manera sistemática y permanente ha sido entregada para su cobro a los abogados bendecidos, significa que por cada $1.000 millones se les paga la bicoca de $80 millones a los favorecidos profesionales del derecho.  Ahora multipliquen por cien la cifra y son $8.000 millones en honorarios.

La Ley 1066  de julio de 2006 obliga a incluir en sus respectivos presupuestos de ingresos el monto total del recaudo sin deducción alguna y exigir para la realización de acuerdos de pago garantías idóneas y a satisfacción de la entidad, reporte de deudores ante la Contaduría General de la Nación, y lo más sorprendente es que se les otorga la facultad de cobro coactivo y hasta la venta de cartera en cobro coactivo a Central de Inversiones – CISA – .  Pero estimados lectores, ni el cobro coactivo ni CISA generan honorarios y por consiguiente no habrá coimas para los administradores del HUS.

Por cierto, haciendo un paréntesis, para la dirección de CISA está postulada la excongresista Lina Barrera Rueda, que en diferentes medios de opinión y en redes sociales son cuestionados sus vínculos de consanguinidad y afinidad con condenados por parapolítica y sancionados por temas de corrupción.

Al realizar revisión en la página del SECOP de los contratos a los ¨bendecidos abogados¨, encontramos que en 2014 se firmaron contratos con abogados, llamando la atención su plazo de dos años y con actas de inicio entre octubre y diciembre de 2014, es decir iban hasta el período del gerente de ese entonces, Eimar Sánchez Sánchez, quien al momento de su posesión dijo que recibía su nuevo cargo “con responsabilidad y entereza¨.  Los honorarios fueron ¨pactados¨ al módico 8%.

Entre los contratistas para el cobro de cartera figuran entre otros, Fundación Humanus,  Ivan Ruiz Ariza, Jhon Franklin Ortiz Angarita y Dairo Efraín Castro.  También figura Melecio Quinto Arias, escudero permanente del exgobernador condenado por parapolítica y hoy por hoy en líos nuevamente por presunto enriquecimiento ilícito, Hugo Heliodoro Aguilar Naranjo.  Este fue su candidato a la gobernación del departamento del Chocó golpeado por la corrupción y la minería ilegal. El señor Quinto Arias igualmente tuvo contratos en la Gobernación de Santander durante la administración de Richard Aguilar Villa, de 2013 hasta 2015 con mensualidades de $4 millones.

Por último, se encuentra el contrato con Coesprosalud (No. 454 de 2014), firmado el 7 de noviembre de 2014 y al cual vale la pena dedicar unas líneas.  Hay que recordar que Coesprosalud contó como miembro de su Junta Directiva al hoy sancionado Holguer Díaz por sus nexos con SaludCoop y con muerte política decretada por parte del Consejo de Estado.

Pero en este país la sanción social no existe y es por eso que Coesprosalud a pesar de haber presentado líos con sus trabajadores como se puede verificar en Coesprosalud ya no trabaja con el HUS, siguió contratando con el HUS, primero en el proceso de facturación, seguido por cobro de cartera y finalmente con el proceso de cartera.  Analizando fechas de los contratos de cobro y de cartera, se puede vislumbrar un sinnúmero de irregularidades por parte de la gerencia del HUS, en cabeza de Eimar Sánchez Sánchez y de su reemplazo José Orlando Quintero Correa. .

El contrato número 454 de 2014, presentaba un plazo de dos años, es decir iba hasta noviembre de 2016 y su objeto era el de cobro de cartera vencida a los deudores del desangrado HUS.  Ahora veamos las irregularidades:

El 6 de marzo de 2015, el gerente Eimar Sanchéz Sanchéz, firmó el contrato número 135 de 2015 por $1.242 millones con un plazo de 9 meses y 5 días con la empresa Coesprosalud.  Su objeto ¨la ejecución del proceso de cartera (cobro persuasivo…) que presta a sus usuarios la Empresa Social del Estado Hospital Universitario de Santander¨

Para el año 2016, el mismo gerente antes de terminar su período, firmó con Coesprosalud el contrato número 080 de 2016 con fecha de inicio marzo 1 de 2016, con plazo y valor final de 3 meses y $1.282 millones. El objeto era la ejecución del proceso de facturación de servicios de salud y del proceso de cartera que presta a sus usuarios la ESE Hospital Universitario de Santander.  Ahí ya fue incluido el proceso de facturación.

Mientras se definía el empañado proceso de selección de nuevo gerente, fue  encargado, José Orlando Quintero Correa, quien en la misma selección objetiva y trasparente firmó con la propia Coesprosalud los contratos número 245 y 308 por $1.054 en total y que iban hasta agosto de 2016, mes en el cual fueron adjudicados en un contrato nuevo los procesos de facturación y cartera.

Donde está la irregularidad? Al tomar los meses de ejecución de los contratos para el cobro de cartera morosa con el de los procesos de facturación y cartera.  Ahí está la irregularidad señores lectores.

Es decir, que de marzo de 2015 hasta agosto de 2016, durante 18 meses la empresa Coesprosalud fue beneficiada doble vez, por cuanto durante ese lapso realizaba labores de cobro persuasivo de cartera, labores pagadas a través de los contratos antes mencionados, y por el otro le pagaban a través de honorarios de abogados los dineros que presuntamente recuperaban vía prejurídica y judicial.  Habrá que ver cuantas demandas ejecutivas fueron instauradas por la consagrada empresa y está por verse el monto de los pagos recibidos por esa supuesta gestión de cobro, que en realidad era realizada con los recursos del contrato del proceso de cartera.

Vale la pena preguntar a los supervisores, al profesional de contratación y a los demás intervinientes en el proceso para adjudicar el contrato, que sí sabían sobre la presunta irregularidad y el conflicto de intereses suscitado, o simplemente se limitan como borregos a recibir instrucciones del ordenador del gasto y directivos.

Desde esta columna se hace un vehemente llamado a la Contraloría General de la República y a la Procuraduría General de la Nación para que tomen cartas en el asunto y profundicen con una investigación sobre lo planteado en estas líneas.  Y con el talante reconocido del señor Fiscal General de la Nación, no hay duda alguna que hará lo propio.

Revisando el sinfín de soportes de los contratos que figuran en el SECOP, hallé una perla adicional a todo lo citado.  Es un secreto a voces que el volumen de facturación del HUS supera a todas las IPS de la red pública en el departamento y por comentarios de funcionarios de la secretaria de salud departamental que llegan hasta el mismo despacho del señor gobernador, los niveles de facturas por radicar es tan alto que los miles de millones sobrepasan las decenas, pero en el acta de liquidación del contrato número 080 de 2016, según los firmantes, que dan fe, ¨no se encuentra pendiente por radicar facturación correspondiente a este contrato¨.  Cosa que puede convertirse en una presunta falsedad ideológica en documento público.  Ya solicitaré una certificación sobre el tema y la razón será dada.

Hay que destacar el nivel de constancia de Coesprosalud, que hasta en el proceso de selección del contratista para el manejo de cartera aperturado en el año 2017, también fueron oferentes. Constancia, perseverancia y descaro!!!

En el año 2015 se suscribieron contratos con los abogados Eliecer Orlado Argüello Jaimes, SERVICODI, Manuel Augusto Castro Hernández y Mauricio Mantilla Saavedra.  Este último curiosamente a diferencia de sus colegas, obtuvo un contrato por cuatro años.  De algo sirvió ser asesor jurídico del señor gerente Eimar Sánchez Sánchez.  Por cierto el abogado Mantilla Saavedra en el mes de septiembre de 2018, en primera instancia, fue sancionado con una suspensión de cuatro meses por irregularidades en el proceso contractual para la selección del gerente de la Clínica Guane de Floridablanca.

Para el gerente del período 2012 a 2016, Eimar Sánchez Sánchez, era importante dejar los contratos con los abogados porque no hay que ser vidente ni mentalista para darse cuenta que el negocio señores, son los contratos otorgados a los abogados para ¨recuperación¨ de cartera.  Ahí está el CVY señores!!!

En 2017 según página del SECOP, se firmó el contrato 244 con la empresa ATLAS S.A.S. Nit 900.333.848-2 con Matrícula Mercantil 199626 de Cúcuta y representada legalmente por César Andrés Cristancho Bernal, quien en sus primeros años como profesional participó en concursos de la Rama Judicial y hasta figura como dirigente deportivo de la frontera colombo-venezolana.   Según fuentes cercanas al actual gerente del HUS, Edgar Julián Niño Carrillo, el señor Cristancho Bernal es de su círculo de amistades más cercano.

En este contrato puede haber un presunto favorecimiento de terceros por parte de funcionarios del HUS que sin vergüenza alguna incluyeron cláusulas especiales a favor del contratista.

Primero, el valor de los honorarios a diferencia de los otros contratos, se pactó en el 8% más IVA, es decir el HUS por cada 100 pesos recuperados de la cartera adjudicada al bendecido abogado, debe pagarle 9,52 pesos y no 8 pesos como se venía haciendo.

Y lo más aberrante del gravoso contrato, es su cláusula quinta (Forma de pago) que se transcribe a continuación:

PARAGRAFO TERCERO: LA ESE HUS y EL CONTRATISTA acuerdan que en caso de adelantarse proceso ejecutivo ante la Jurisdicción Ordinara o Contenciosa Administrativa, las sumas que sean fijadas por intereses o indexación, así como por concepto de costas, gastos y agencias en derecho fijados por los despachos judiciales en contrato de los demandados y por concepto de cobranza judicial pertenecerán al CONTRATISTA.  Igualmente pertenecerán al CONTRATISTA los valores que por este concepto libremente acuerden con los demandados a título de honorarios por su actividad bien sea desarrollada procesal o extra procesalmente.

Señores, otra pepa para la maraca, aparte que se pagan honorarios, existiendo procedimientos para el tema que no son onerosos al HUS, súmenle el IVA del 19% que asume el HUS y lo más ilógico, en caso que un Juez fije intereses y costas procesales en contra del demandado, serán para el muy en serio, bendecido contratista.

Pero como causa tanto susto este contrato, decidí revisar el proceso precontractual.  Existen dos formatos de estudios previos para el contrato 244 de 2017, estos fueron proyectados por la oficina jurídica y cuenta además con la intervención y firma del mismo gerente, de un profesional universitario de cartera, de la subgerente administrativa y financiera y de una Profesional ¨Espc¨ – Gestión Integral.

Según el numeral 4.1 ¨ La ESE HUS no reconocerá suma alguna por impuestos.  En materia de impuestos no se aceptarán salvedades de naturaleza alguna ¨

Y el numeral 4.3. FORMA DE PAGO no menciona en ninguno de sus renglones que el contratista se adueñará de los intereses, costas procesales y demás gastos judiciales a cargo del demandado.

Es insólito que este contrato, adjudicado a un amigo del actual gerente, se le incluyeran tantos ¨beneficios¨ pese a que los estudios previos no los mencionaban.  Será tarea de los entes de control verificar dónde se generó ese corto circuito entre el los estudios previos y el contrato firmado finalmente, que les recuerdo, es obligación para las partes.

Para el año 2018, no fue posible identificar los contratos que otorgó el HUS para tan onerosa labor, pues solo han sido relacionados los procesos pero no han sido subidos los documentos respectivos.

Pero como es el sistema de salud todo se vale y la costumbre se vuelve ley en el país del Sagrado Corazón.  En resumen, los dineros de la salud, se malversan al antojo y conveniencia del gerente de turno.  Quisiera que esta fuera la última columna sobre el HUS y sus tinieblos manejos, pero no es así.  Vienen más!

PD 1. Los miembros de la Junta Directiva del HUS, el Revisor Fiscal del HUS y Control Interno del HUS conocerán sobre estos contratos o son simplemente cómplices silenciosos?

PD 2. Gracias a esa persona que día a día me brinda su amistad y apoyo para seguir batallando está lucha contra la corrupción.. sin su ayuda, sería imposible.
S.R
Publicado: octubre 18 de 2018