El Hospital Universitario de Santander, conocido como el HUS, agoniza a pasos enormes. Tiene el peor de los cánceres que aqueja a nuestra sociedad colombiana. Corrupción.

En varias ocasiones a través de mis columnas he tratado la situación del HUS, para ver si el Fiscal General, el Ministro de Salud, la Procuraduría General o la suma de varias voces, le damos un remedio eficaz, eliminando su mal, pero parece que nadie puede o quiere ayudar.

En días pasados en un club social, convergí coincidencialmente con unos galenos conocedores del HUS, que es catalogado como uno de los más importantes del oriente colombiano. Temas como facturación deficiente, proceso de radicación inoportuno, atención de glosas de manera ¨folclórica¨, contratistas eternos y cómplices de la politiquería, contralorías que sin misericordia alguna dictaminan como idóneas las gestiones de las administraciones, funcionarios reencauchados de administraciones municipales demasiado cuestionadas, planta de personal con funcionarios poco aptos y con nivel de compromiso ínfimo para ocupar sus cargos, licencias no remuneradas perdurables y otros tips, me fueron entregados mientras mi cara de asombro aumentaba.  Aclaro, que ya poco me asombra la ineficacia de la administración pública en Colombia, pero lo que en el HUS ocurre, no tiene perdón de Dios, por el robo descarado sin un ente de control que mitigue el caos.

Me puse en la tarea de revisar los casos por ellos comentados y al final, fueron ciertos los datos suministrados en la tertulia.

La cartera supera de lejos los $200 mil millones de pesos, es decir, una cuarta parte del presupuesto anual de una ciudad como Bucaramanga y, hasta triplica el de algunos municipios, y para el colmo sus gestiones de cobro son inocuas y parecen más bien amañadas y beneficiosas para las EPS y demás deudores de la institución prestadora de servicios de salud.  En el tema de las glosas, que son las observaciones que sobre la facturación generada hacen las EPS y demás empresas, la cosa no cambia mucho.  De los $156 mil millones facturados son aceptados $3.700 millones, de los cuales por causa del desdén administrativo se generan más del 60% en inobservancias.  En algunos casos, las glosas son tratadas como si se trataran de descuentos en las facturaciones, cosa que contradice el orden jurídico de las entidades oficiales y va en contra de los principios de la administración pública.

Durante la administración de Richard Aguilar, las facturas de la hoy liquidada SOLSALUD, iban y venían y rebotaban y al final se perdían, con tal impacto que, al entrar en liquidación, la bicoca de $16.000 millones se perdieron para el HUS por no tener soportes para presentar las acreencias según lo estipula la ley.  Por cierto, a hoy no hay acción de reparación y sólo se está esperando un milagro de la Divina Providencia para que se pueda recuperar parte del descalabro que dejó la EPS manejada por el Tuerto Gil y Fabián Rolando Méndez.  Aquí he publicado las casitas que superan los 3 mil millones de pesos que se están construyendo en estos momentos,  a la cara de cualquier parroquiano, un monumento a la corrupción.

Uno de los principales deudores del HUS, es nada menos que la misma Gobernación de Santander, con aproximadamente el 20% de la cartera.  Ahondando en el tema del ente departamental, se puede ver que a éste se le factura todo lo que los regímenes subsidiado y contributivo no cubren, la atención a PPNA (Población Pobre No Asegurable) y demás situaciones que a ¨criterio¨ de los funcionarios encargados del HUS, deban ser canceladas por la gobernación.  En mi mente aún ronda la noticia publicada en varios medios de comunicación, donde una señora de Piedecuesta, en una disputa con su cónyuge, ingirió casi 10.000 dólares, ¿a quién le facturaron sus servicios?  Deberían las directivas aclararnos, quién pagó la atención en este caso.  Esto para mencionar que las deudas por las facturas a nombre de Santander, no son pagadas, entre otras razones, porque el HUS de manera sistemática tiene al ente territorial de bolsillo roto.

Pero lo anterior para el ente de control fiscal, es normal y consecuente en el curso de operación de cualquier IPS de Colombia y por el contrario, el tema es auditado con un halo de complicidad por parte de la Contraloría General de Santander, que coincidencialmente a la redacción de esta columna, se encuentra en proceso de entrega del informe de auditoría. Sin duda alguna, dicho informe generará solamente incidencias de tipo administrativo que son un saludo a la bandera, pero no fiscales, disciplinarios y penales como debería ser en el ¨curso normal de operación de las IPS oficiales¨.

El HUS funge como reciclador de funcionarios que laboraron en anteriores administraciones del área metropolitana de Bucaramanga, situación muy común en el manejo de la burocracia colombiana.  Por ejemplo, la anterior encargada de hacienda municipal en la Ciudad Bonita es hoy en día la subdirectora financiera y administrativa del HUS, es la responsable de tesorería, pagos a proveedores, compras, manejo de almacén, entre otros menesteres.   Su anterior jefe se encuentra detenido y hace unas semanas un diputado columnista, publicó la manera en la cual se apropiaban de dineros de impuestos y tasas en la ciudad, modificando multas y estados de deuda de los contribuyentes.  Curioso que ningún ente de control haya abierto proceso por esta irregularidad.

Uno de los medios de comunicación impresa más leídos en esta ciudad, publicaba artículos sobre la difícil situación financiera y huelgas de los trabajadores por no pago de salarios.  Hoy solo artículos blandos y del lado de las directivas son expuestos.  Por cierto, el esposo de una de las contratistas que funge como asesora de la actual gerencia, es columnista del diario en cuestión.  ¿Casualidad o conveniencia?

Y para rematar, está el tema de los abogados bendecidos para cobrar cartera, un ejemplo, es Melecio Quinto Arias, quien fuera candidato a la gobernación del Chocó, amigo cercano y abogado de cabecera de Hugo Aguilar Naranjo, ex gobernador, papá de Richard Aguilar. ¡Saben ustedes cual es la comisión por la recuperación de una cartera que supera los miles de millones de pesos?

El valor de esos honorarios, salen de la misma cartera porque ni siquiera intereses se le cobran a las EPS por la mora en sus carteras.

Lo público en Colombia, no tiene sentido de pertenencia… A ver si uno le debe plata al banco como para que no le cobren intereses.

Pd: Para cuándo señor Fiscal General de la Nación, los resultados de las investigaciones al mayor robo del sistema de Salud. ¿Para cuándo veremos resultados de SOLSALUD, Finsema y demás?

Aquí las otras columnas sobre el robo al sistema de Salud…

Roscograma-clanes

Señores @FiscaliaCol no se dejen manipular 

Profesionales de la salud de Colombia a recoger manzanas en USA

Fiscalía General de la Nación, Procurador General y Contraloría, no sean sinvergüenzas, actúen ya.

@LeszliKalli

Publicado: mayo 3 de 2018