LOS IRREVERENTES han revelado los detalles de la forma arbitraria y evidentemente ilegal como el clan de los Jaller de Barranquilla, apoyados por el poderoso alcalde de esa ciudad, Alex Char, han intentado apoderarse de la universidad Metropolitana y del hospital universitario de esa ciudad.

El pasado 19 de septiembre, se presentó una escena bochornosa que puso en grave riesgo la seguridad de los estudiantes de ese claustro académico y la vida de los pacientes ingresados en el hospital universitario. A primera hora de la mañana, acompañado por un escuadrón civil fuerte y ostentosamente armado, el cuestionado Carlos Jaller se metió a la brava a las instalaciones académicas con el fin de “reestablecerse” como rector de ese claustro, luego de que un juez fallara a favor suyo una demanda con la que buscaba, precisamente, su reintegro.

Jaller estaba acompañado por una persona con libertad condicional, el señor Alfonso Camerano, señalado de estar involucrado en actos de corrupción electoral en la ciudad de Cartagena.

A pesar de que una acción de tutela dejaba sin piso la decisión judicial bastante rimbombante y exótica con que fue favorecido el señor Jaller, se hizo evidente que la alcaldía de Barranquilla estaba perfectamente interesada en coadyuvar la “toma” liderada por Jaller y su ejército privado, del que hace parte una persona con un tenebroso pasado judicial.

Para darle un aire de legitimidad a la burda puesta en escena, la administración de Alex Char le dio instrucciones a la funcionaria Guadalupe González Serrano para que elevara el acta por medio de la cual se protocolizaba el restablecimiento de Jaller como rector de la universidad Metropolitana, pasando por encima de un fallo de tutela que previamente había emitido el tribunal superior de Barranquilla y con el que se puso en suspenso la polémica decisión del juez que falló a favor de Jaller.

Culminada la diligencia, una de las abogadas del señor Jaller, Judy Zamira Henao Gutiérrez esperó a que los demás intervinientes se fueran para entregarle un puñado de billetes a la funcionaria de la alcaldía de Char, Guadalupe González, seguramente en retribución por los servicios prestados.

En esa diligencia de “retoma” de la universidad estuvo presente durante todo el tiempo el señor Clemente Fajardo, secretario de Gobierno de Barranquilla y hombre de confianza del alcalde Char.

Misteriosamente, las personas que han estado involucradas en esta lucha que ha dado Carlos Jaller Raad para quedarse con la universidad Metropolitana, han resultado con fortunas de las que no se conoce su origen, como es el caso del fiscal 56 de Barranquilla, Gustavo Orozco Pertuz quien en pocas semanas compró de contado propiedades cuyo valor supera los $600 millones de pesos, a pesar de que su salario como funcionario de la fiscalía general de la nación apenas llega a los $9 millones.

Momento en el que la abogada de Carlos Jaller le entrega dinero a la funcionaria de la alcaldía de Barranquilla

  • Para conocer más detalles de la fortuna del fiscal Orozco, le recomendamos que lea El fiscal de Jaller

Luego de un pulso en el que se hizo evidente el poder del alcalde Char interesado en que Jaller se apropiara de la rectoría de la Metropolitana –las universidades son fuente de generación de dinero y de votos, razón por la que son apetecidas por las casas políticas-, el fallo de tutela del tribunal de Barranquilla terminó imponiéndose y Jaller no pudo sostenerse en la rectoría, hecho que tiene muy molesta a la casa Char.

Ahora que la fiscalía ha dado golpes contundentes a la corrupción como por ejemplo lograr que se libre una orden de captura internacional contra el empresario Carlos Mattos, imputado por haber sobornado a un juez, o la captura y desmonte del exgobernador de San Andrés Ronald Housni Jaller –primo hermano de Carlos Jaller, el interesado en quedarse con la universidad Metropolitana al precio que sea-, debería darle una mirada a este caso, pues se hace evidente que en el proceso por ver quién se queda con el control de esta tradicional universidad barranquillera, han rodado ríos de dinero y posiblemente mucha de esa plata ha caído en manos de personal adscrito a la alcaldía del señor Alex Char y en funcionarios de la rama judicial.

@IrreverentesCol

Publicado: octubre 10 de 2018