La dictadura chavista sigue matando a los venezolanos con la complacencia de buena parte de parte de la comunidad internacional. Apoyar una intervención en Venezuela no es un capricho sino una necesidad.

Hace escasos días fue noticia la captura de dos bomberos venezolanos por comparar al dictador Nicolás Maduro con un burro. Día a día la dictadura encarcela a opositores y hace todo lo posible para acabar con aquel que se atreva a criticarlos. La indolencia de la dictadura no tiene límites y los perjudicados son todos los hermanos del país vecino que no pueden huir de su tierra.

Desde la OEA y diferentes organismos se han tomado diversas acciones para enfrentar al régimen, pero da la casualidad que las mismas resultan inútiles y no son lo suficientemente fuertes para desvertebrar a Maduro y toda su cúpula. Por esa razón se hace necesario crear un movimiento internacional en pro de la intervención en Venezuela pues es la última opción que queda para que el país vecino no se termine de convertir en otra Cuba.

Muchas personas se horrorizan ante la posibilidad de una intervención en Venezuela pues consideran que eso sería la catástrofe para el país vecino y para toda la región. Exponen de igual manera que esa situación traería decenas de muertos. Sin embargo ignoran que Venezuela actualmente vive la catástrofe y los países vecinos se han visto perjudicados al tener que recibir decenas de miles de refugiados que huyen de la dictadura. Así las cosas, una intervención se podría constituir en una solución ante la tragedia que en la actualidad viven los venezolanos.

Los latinoamericanos tenemos que hacer algo para contribuir en el fin de la dictadura chavista en Venezuela. Ningún país está exento de vivir una tragedia similar y por eso se hace imperativo tomar acciones desde ya.

@josecuellob

Publicado: septiembre 20 de 2018