Los colombianos deberíamos estar realmente emocionados porque Juan Manuel Santos irá en mayo y noviembre a Londres. El 12 de mayo presidirá una de las principales sesiones de la Cumbre Anticorrupción que tendrá lugar ese día. Y del primero de noviembre, al 3, está invitado con su esposa, Doña María Clemencia Rodríguez, más conocida como Tutina, a dormir en el Palacio de Buckingham.

Será la primera vez que un presidente colombiano duerme en dicho palacio. ¡Qué maravilla! Hasta bueno que se amañe allá y resuelva quedarse. No es difícil. Allá debe haber mucho empleo que se adapte a su perfil.

Quizá pueda aconsejarle a la Reina nonagenaria cómo hacer para saltarse al Príncipe Carlos y a su actual esposa, la cuestionada Camilla, Duquesa de Cornualles, y dejar en el trono a William y a Kate Middleton, ya sea porque abdique o porque el Señor se la lleve derechito al Cielo. Es la cabeza de la Iglesia Anglicana.
Santos sabe, como su anfitriona, que el pueblo británico no quiere a Carlos y Camilla. Dicho pueblo no les perdona su traición a la Princesa Diana, que fue usada por Carlos como simple incubadora para garantizar la sucesión al trono de este reino.

¿Y cómo así que Isabel II es la cabeza de la Iglesia Anglicana? Sencillo: Desde que Enrique VIII resolvió serlo, porque el Papa romano no le dio la nulidad de su matrimonio con la española Catalina de Aragón.

Santos es perfecto para aconsejarle, porque él sabe, como nadie más, cómo hacer rodar cabezas para poner a sus alfiles en puestos en que no lo cuestionen sino que le rindan pleitesía. La claque, dicen los franceses.

Pero, ¿cómo es que el Primer Ministro británico, David Cameron, lo pone a presidir uno de los principales paneles en el Foro contra la Corrupción del12 de mayo?¿Influencias de Tony Blair, su amigo y asesor de Colombia en una especie de triángulo con Emiratos Árabes Unidos?

Parece que los gobernantes británicos están en la luna, con respecto a Colombia. Según Barómetro de las Américas en su informe publicado en mayo de 2015, (debe estar que sale uno actualizado), Colombia es el segundo país más corrupto del hemisferio americano, después de Venezuela. Quedó con 79.6 puntos sobre cien, y Venezuela con 80. El estudio también reveló que la corrupción está muy generalizada entre funcionarios públicos. (Datos tomados del diario El Heraldo de Barranquilla del martes 19 de mayo de 2015).

En las cortes también hacen falta los bufones para hacer reír. Y la británica debe mantener muchas ganas de uno. ¿No dicen que allá falta el humor? Y qué mejor que un presidente de una república bananera donde abundan tantos micos. Aunque en este tema creo que Buckingham tampoco acertó. ¿Qué colombiano le ha visto una sonora y sincera carcajada a Santos?

Me frunzo, como decía mi mamá, de pensar en el costo del ajuar principesco de los moradores de la Casa de Nariño. No va a ser propiamente comprado en los alrededores de Palacio. Y mientras tanto, en el vecindario ve uno a los habitantes con harapos y a la gente estirando su sueldito para estar presentables para su trabajo.

Y ve uno a los niños muriendo en la Guajira, en Chocó, en Ciudad Bolívar, en los barrios marginales de todos los municipios colombianos o viviendo en tantas fundaciones y albergues que no dan abasto y que están con la noticia de que tendrían que pagar impuestos.

¿No ha pensado el gobierno de Santos en la labor que hacen estas instituciones? ¿Labor que debería hacer el Gobierno?

Me frunzo, también, porque después de llegar del Palacio de Buckingham los moradores del Palacio de Nariño querrán ponerlo a la altura y no bastarán las arañas de cristal ni las cortinas de moaré ni las almendras garrapiñadas ni las alfombras persas o turcas hechas a mano ni los muebles made in Colombia tapizados en Bogotá por el mejor en su ramo.

Hasta de pronto, si queda espacio, se traigan algunas cositas de Londres en el flamante avión 001 de la Fuerza Aérea Colombiana. Si queda espacio, porque la comitiva para que grabe esos momentos reales entre la realeza británica no debe ser pequeña.

O quizá tengan la “buena idea” de llevar de escolta al jet asignado a la Primera Dama. Nada imposible frente a un gobierno considerado pantallero y derrochón.

Me frunzo de pensar en qué regalos les llevarán a tan regios anfitriones. Ojalá no se les ocurra imitar al tío bisabuelo de la canciller María Ángela Holguín, Carlos Holguín Mallarino, quien resolvió regalarle el Tesoro Quimbaya a la Reina regente de España, Doña María Cristina de Habsburgo, en un arrebato emotivo porque fue mediadora en un conflicto con Venezuela que fue fallado a favor de Colombia.

Los colombianos del asfalto tenemos que tener los ojos abiertos y los oídos despiertos para que no se lleven algo que sea de nuestro patrimonio cultural colombiano. ¿Qué tal que se les ocurriera llevar un detallito genuino del Museo del Oro o del Museo Botero?

Sería muy democrático incluir en la comitiva a guerrilleros de las Farc y del Eln. Una buena seña de que los procesos habanero y ecuatoriano van bien, según los parámetros del equipo negociador y del propio Presidente.
Mientras tanto, acá lloraremos por el futuro negro que se nos vino encima y que los británicos parecen ignorar. Otra vez, la cándida Europa.

@gomezanam