Los colombianos somos reconocidos por muchas cosas buenas en el exterior, entre ellas por ser buenos trabajadores, con empuje, ser emprendedores etc. Lo anterior ha ayudado a que, por lo general, a estos compatriotas que terminan afuera les vaya bien, manden recursos a sus familias y ayuden a la economía del país vía remesas. También, desafortunadamente, somos reconocidos por cosas malas como el narcotráfico, el cual nos ha generado una muy mala fama que costará generaciones para hacer olvidar.

Últimamente me he dado cuenta que tenemos una nueva mala cualidad, la amnesia. Se nos están olvidando las cosas y, lo peor de todo, esta amnesia nos está costando mucho. Cometemos errores y los volvemos a cometer, quién sabe qué comemos dentro de nuestra dieta alimenticia para que esto nos pase. Claramente, los medios de comunicación son los grandes artífices de esta amnesia; ellos esconden noticias, cambian la realidad de lo que pasa a otras más banales y es por eso que muchas personas se niegan a seguir creyendo en los medios tradicionales y terminan sumergidos en el internet y en las redes sociales donde existe de todo, desde noticias ciertas y las últimas chivas, hasta las mentiras más impresionantes y descabelladas.

Pero volviendo a nuestra amnesia, miremos qué cosas se nos han olvidado y cómo por cuenta de esto repetimos y repetimos nuestros errores.

  1. El proceso 8000 permeó a gran parte de nuestra clase política con dineros del narcotráfico. Muchas personas cayeron en desgracia por cuenta de esto, congresistas, ministros, etc., pero hoy en día estos personajes se pavonean y son los que otra vez mandan. Se nos olvidó lo que hicieron y no nos acordamos que en esa época mataron a Álvaro Gómez Hurtado, crimen considerado de Estado.
  2. En cuanto a los congresistas siempre vemos el ausentismo, su falta de compromiso, sus visitas en elecciones y su indiferencia cuando están ya elegidos, pero inexplicablemente volvemos a votar por ellos y cada vez sacan más votos los más mediocres.
  3. Entiendo perfectamente que a los jóvenes no les toco el país antes de Álvaro Uribe cuando no se podía salir de las ciudades, ocurrían las pescas milagrosas de la guerrilla en las vías y sus actos de terrorismo por todo el país, pero nosotros, sus padres, tenemos que contárselo para que entiendan que esas personas asesinas, narcotraficantes, mafiosas y corruptas son a las que este gobierno les está entregando el poder. Hablan contra la corrupción y hablan de paz, pero no les podemos creer.

Existe la amnesia de sucesos antiguos como los que acabamos de ver, pero también la de sucesos recientes donde se nos olvidan hechos que acaban de ocurrir como el robo descarado del plebiscito del 2 de octubre, donde el gobierno perdió y nos robó ese triunfo. Este es el único país donde no ha renunciado el presidente que pierde un plebiscito, acá campantes seguimos en lo mismo o qué tal la bomba del Centro Andino: ¿ya se nos olvidó? ¿qué ha pasado con las investigaciones?

No ha habido un alcalde peor en Bogotá que Petro y ahora lo queremos de presidente, ¿qué tal?

Por último, se nos olvidó qué era el comunismo y cómo sufren de hambre en Cuba y en Venezuela. Le cambiaron de nombre, le dicen Socialismo del Siglo XXI o progresismo y ya nos está consumiendo. Por favor, seamos serios. Deberíamos volver a la época de los diarios o las bitácoras donde se anotaba lo que iba sucediendo de manera que no volvamos a cometer los mismos errores cada vez.

@SANTAMARIAURIBE

Publicado: agosto 14 de 2017