No me cabe la menor duda que la Ampliación de la Licencia de Maternidad -proyecto del que fui autora-, de 14 a 18 semanas, es una gran victoria en la defensa de la niñez en Colombia y, especialmente, de la primera infancia. Pero, además, es un gran avance en materia social, de calidad de vida y bienestar para las familias de nuestro país, ya que esto se traduce en más tiempo con nuestros pequeños, en una mejor lactancia, en más cuidados para los infantes, en menores riesgos de enfermedad y mejores vínculos madre-hijo.

En efecto, desde el 4 de enero de 2017, fecha en la que fue sancionado el proyecto como ley de la República, hemos recibido muchas voces de apoyo y, a la vez, muchas inquietudes de parte de madres, esposos, empleadores y demás personas que, de alguna manera, son beneficiarios o tienen que ver con la aplicación de dicha Licencia.

Si bien es cierto que desde mi Unidad de Trabajo Legislativo en el Congreso hemos venido realizando un trabajo juicioso de pedagogía, socialización y asesoría jurídica, a todas estas personas que amablemente se acercan a consultarnos, también es cierto que hay un asunto pendiente desde el gobierno nacional, y para ser más concretos, desde el Ministerio de Salud.

¿A qué me refiero? La Ampliación de la Licencia de Maternidad ya es una Ley sancionada por el Presidente de la República, pero esta debe ser reglamentada. En efecto, la competencia para esto recae en el Ministerio de Salud. Pero han pasado los meses, más exactamente seis, y en dicha cartera no ha pasado nada.

Fue así como enviamos un derecho de petición al Ministerio, con fecha del 3 de marzo del presente año, en el que manifesté total apoyo e interés en la elaboración y revisión de la respetiva reglamentación de la Ley de mi autoría. Finalmente, siempre he tenido como principio hacer seguimiento a los temas que propongo, ya sean proyectos de ley o debates de control político.

El 17 de abril recibí la respuesta correspondiente y en esta se me informaba que el Ministerio de Salud solicitó concepto interno a otras dependencias, para establecer si es necesario regular el contenido del numeral a reglamentar. Después de esto, la comunicación ha sido nula de parte de ellos.

Por tal motivo, la semana pasada comencé a llamar al despacho del Ministro de Salud, Alejandro Gaviria, en varias oportunidades, pero hasta ahora no he obtenido ninguna respuesta. Solo me dicen que devuelven la llamada y esto nunca sucede.

Es por eso que hoy le hago una invitación muy especial al Ministro Gaviria y a todos sus colaboradores: es muy importante que trabajemos pronto y en equipo para lograr que la Ley que amplía de la Licencia de Maternidad en Colombia quedé lista en su totalidad, ya que con esto se reducen las inquietudes de los ciudadanos y empresarios del país. Créanme que no son pocas las preguntas que me hacen a diario de forma directa, por teléfono, y a través de mis redes sociales y página Web.

Como alguna vez lo dije, con este tipo de leyes -de alguna manera- hacemos una apuesta real por cambiar nuestra nación, al menos en lo que a la niñez se refiere. No es vano algunos “personajes” del gobierno nacional han querido llevarse como propios los créditos de esta Ley. Pero bueno, ese no es el tema acá.

Así que Ministro, su colaboración es fundamental. Y como digo cuando llamo a su despacho: ¡Quedo pendiente!

@Tatacabello

Publicado: julio 14 de 2017