Nadie entiende cómo es posible que con la camiseta del logo que inscribió Rodolfo Hernández, actual alcalde de Bucaramanga y padre de Mauricio Hernández, se busque la bendición del Tuerto Gil para que le otorguen  un aval al Senado de la República por el partido Opción Ciudadana, a su hijo.

Mauricio Hernández, al que coloquialmente le dicen Curramba, la semana pasada, estuvo sentado a manteles con el Tuerto Gil en un restaurante de Bucaramanga.

En las fotos, se observa como Mauricio, abraza a Luis Alberto Gil. Al ver la cercanía, no dudé en increpar al alcalde por redes sociales y preguntarle al Jefe de Gobernanza, una especie de alcalde, Manolo Azuero, por esta alianza, quien me manifestó, que la alcaldía y Rodolfo Hernández, no aprueban o respaldan a Mauricio en su candidatura, y que no se hacen responsables por ello. En parte tiene razón el señor Azuero, ni más faltaba que uno tuviera que responder por lo que hacen sus familiares pero si deja un mal sabor, que justo sea la alcaldía de Bucaramanga, la que otorga a dedo un contrato a una de las empresas que manejaba hasta hace poco, la sobrina del Tuerto, Diana Roció Arrieta Gil, Science and Technology Scitech a la cual, el día 8 de mayo, por un monto de 243 millones de pesos para ejecutar en 7 meses.

Justo la semana pasada, publiqué el Roscograma de dos clanes politiqueros en Santander y conté, cómo las empresas del Tuerto Gil, en cabeza de terceras personas, (entre esas la empresa que se ganó el contratico en la alcaldía de Bucaramanga) las usaban para succionar el erario a través del pago de favores politiqueros. Pues bien, la alianza entre Mauricio Hernández y el Tuerto Gil da sus primeros frutos.

Con la plata de todos los bumangueses, estamos pagándole al hijo del alcalde de Bucaramanga su candidatura al Cenado, sí, Senado con C, porque Mauricio Hernández, ni siquiera sabe cómo se escribe Senado. Mauricio es un señor de 44 años, una especie de parasito que siente que por ser rico, tiene derecho a gobernar a los pobres, un señor que no ha hecho ningún merito en su vida, vive a expensas de su padre y se pasea por la alcaldía con fajos de billetes que no duda en repartir entre esa “gentecita, prostitutas y limosneros” como su papá llama a la gente de los estratos pobres. Mauricio aprendió a repetir el discurso populista de Claudia López, de Rodolfo Hernández, de Petro y esa clase de gente experta en formas y no en fondos.

Alcalde, ¿dónde quedó su lógica Kantiana sobre la cual, conquistó el voto de opinión? (entre esos el mío).

¿Dónde quedaron las 20 mil casas que prometió y el Centro de Bienestar Animal que hasta firmó en Notaría Pública en plena campaña?

¿Qué opina Leónidas Gómez sobre esta alianza entre la alcaldía de Bucaramanga y el Tuerto? ¿qué opina Claudia López y Manolo Azuero, crítico asiduo del Tuerto Gil cuando era columnista de la Silla Vacía y Vanguardia Liberal? ¿pasarán de agache con el tema? Por supuesto que sí, expertos en predicar pero no en aplicar el discurso populista.

P.D. Dime lo que criticas y te diré lo que careces…

@LeszliKalli

Publicado: mayo 31 de 2017