Asistí al foro de precandidatos presidenciales del Centro Democrático en Bucaramanga, espacio novedoso que oxigenan la política por su variedad temática, disciplina de panelistas y precandidatos, y participación activa de los ciudadanos: indiscutiblemente quien gana es la democracia. Los cinco precandidatos merecen nuestro reconocimiento por su vocación y esfuerzo, cada quien en su forma demostró que tiene conocimiento, propuestas y solución sobre el tema específico que se debatió, minería e hidrocarburos.

El día del foro se conoció una nueva encuesta de la firma Cifras y Conceptos (contratada por Caracol Radio y Red Noticias de Claro Televisión), los resultados son alarmantes para los precandidatos del Centro Democrático, ninguno de ellos supera el 1% de la intención de voto frente a los porcentajes positivos de candidatos consolidados en las encuestas como German Vargas Lleras, Gustavo Petro y Sergio Fajardo; algunos acudirán al aforismo: “El que ponga Uribe” para desvirtuar las encuestas y sentenciar que tan solo se necesita la unción del expresidente Uribe sobre alguno de sus cinco precandidatos para ganar las elecciones presidenciales: ¡ojo! el fanatismo y la obnubilación nos pueden llevar a la derrota final.

“El que ponga Uribe” requiere de análisis matemáticos y estadísticos que pasa por la capacidad de transferencia o endoso de votos que logra Uribe sobre el candidato elegido. La trasferencia de votos de Uribe nunca será del 100%, según los estudios y expertos consultados el mayor porcentaje de endoso de votos de Uribe varía según el candidato (la máxima de transferencia estaría por el 56%), quien mayor porcentaje de votos captaría por el guiño de Uribe seria en su orden: Luis Alfredo Ramos, Alejandro Ordoñez, Marta Lucia Ramírez e Iván Duque. En este escenario dejo constancia que estamos frente a un sofisma de la escuela de JJ Rendón e instrumentalizada por Cifras y Conceptos de hacer creer que “El que ponga Uribe” gana las elecciones.

Las encuestas y el sentido común de la política indican que nadie está en condiciones electorales de enfrentar la primera vuelta en solitario -ni siquiera los tres candidatos que lideran la intención de voto, menos el candidato del Centro Democrático-, todos necesitan obligatoriamente de la estructuración de coaliciones para pasar a la segunda vuelta o en el escenario inimaginable para ganar en primera vuelta. La coalición del NO que ganó las elecciones del plebiscito permite construir escenarios optimistas para ganar las elecciones presidenciales del 2018, pero requiere con urgencia de la sensatez, talento y cálculo electoral de sus jefes naturales y compromisarios para cristalizar este propósito.

La ruta a seguir para ganar las elecciones de quienes creemos en la alianza o coalición diseñada por Uribe y Pastrana es que en el mes de enero del 2018 se tenga definido el candidato único -seguir postergando esa decisión tiene altos riesgos-, candidato que deberá refrendar sin dudarlo todos los postulados promovidos para derrotar el acuerdo de La Habana y que pasa por ratificar el rechazo contundente a la modificación de la Constitución Política vía fast track, la imposición de la Jurisdicción Especial para la Paz, la implementación de la ideología de género, y la defensa frontal de la familia y la vida. No nos confundamos ni olvidemos que estos fueron los motores para ganar el 2 de octubre del 2016.

El deber de quienes no conformamos comités de aplausos, ni logias fanáticas, es alertar con tiempo de potenciales equivocaciones, recordar que estamos en el campo de batalla enfrentados a curtidos políticos expertos en ganar elecciones, señalar que al frente tenemos al poderoso establecimiento colombiano que harán todo los posible e imposible por impedir el triunfo del uribismo y la coalición del NO. Siento demasiado triunfalismo entorno a la máxima “El que ponga Uribe”, Uribe es fundamental, es el líder y jefe natural, inigualable, logró aglutinarnos entorno a su clara definición ideología, pero para ganar se necesita de varias fichas que aún están por encajar.

@LaureanoTirado

Publicado: agosto 7 de 2017