Alejandro Ordóñez explica porqué hay que votar NO y plantea la posibilidad de que Santos suspenda elecciones de 2018.

LOS IRREVERENTES. Doctor Ordóñez, lo vimos en Cartagena como exprocurador, muy activo haciendo proselitismo contra los acuerdos de La Habana. ¿Por qué razones el próximo 2 de octubre los colombianos deben votar NO en el plebiscito?

ALEJANDRO ORDÓÑEZ. Después de estar haciéndole el monitoreo durante casi 4 años a casi todo lo que se acordaba en La Habana, llegué a la conclusión de que voy a votar NO por razones jurídicas, por razones políticas y por razones morales, partiendo por decirle que el acuerdo Santos-Timochenko no va a desembocar en la paz, pues los factores de violencia han quedado intactos.

Razones jurídicas: ese proceso es una feria de impunidad. Ahí no hay proporcionalidad, no hay sanción genuina, no hay reclusión en centro carcelario. Eso no cumple mínimos internacionales. En resumidas cuentas, esa es la feria de la impunidad. Así mismo, no hay verdad, justicia y reparación.

Las razones políticas por las que voy a votar NO: ese es un acuerdo entre dos élites; la élite criminal de las Farc y la élite oligárquica y autoritaria que representa Juan Manuel Santos que ahora sí acuden al pueblo con el afán de que éste les legitime todo lo que han acordado.

Le menciono otra razón política: no se obliga a las Farc a entregar un solo centavo a sus víctimas. Este proceso será la más gigantesca operación de lavado de activos que exista en la historia de la institucionalidad.

Ahora le expongo las razones morales por las que voy a votar NO: aquí se está señalando y haciendo una pedagogía de cómo el delito es una forma de hacer política. Cómo el homicidio, cómo los crímenes de guerra son una forma de acción política. Aquí, a unos asesinos se les legitimó y se les otorgó la posibilidad de diseñar nuestra institucionalidad.

Así mismo, se privilegia al victimario y se sacrifica a la víctima.

Para terminar, le expongo la razón moral más importante: so pretexto de la paz, se le va a imponer a la sociedad la ideología de género como una nueva ortodoxia pública. Basta con leer el discurso del señor Humberto de la Calle cuando firmó el acuerdo número 82 en materia del enfoque de género. Basta con leer las declaraciones de los negociadores de la subcomisión de género para uno entender que estamos ante una revolución cultural en tránsito que impactará la concepción de familia, de matrimonio, de vida y de filiación.

L I. En su detallada exposición, usted hace una mención que me parece muy delicada: que el presidente Santos representa a una élite autoritaria. ¿el mandatario de los colombianos es un autócrata?

A O. Así es. Este es un oligarca autócrata. Si llegase a triunfar el SÍ, al día siguiente podrá  empezar a ejercer las facultades habilitantes para implementar lo acordado. Facultades habilitantes que implican que pueda legislar sin el congreso. Eso fue lo que hizo Hitler: legislar sin el congreso de su país.

Además, esas facultades, Santos las ejercerá de consuno con el “señor” Timochenko.

Pero quiero recordarle que antes de que Santos tuviera esas competencias, ha venido actuando como si nada regulara ni reglara su actuación, como si no tuviera límites. Se ha venido llevando de calle toda la institucionalidad.

No contento con avasallar la constitución, con ejercer funciones constituyentes desde La Habana, no contento con haber logrado que el Congreso se despojara de su función legislativa y de su función constituyente, la campaña del plebiscito ha sido vergonzosa. Primero, Santos les dijo a los gobernadores que deben desconocer los organismos de control; él lidera una rebelión contra los controles en el plebiscito.

A los dos días, manifestó que él “hace lo que se le venga en gana” en la redacción de la pregunta. Posteriormente, desconoció los límites que le puso la Corte Constitucional y recientemente, frente a la prohibición de no utilizar recursos públicos para la campaña del SÍ, invirtió más de 1500 millones en el sainete de Cartagena.

No existen garantías electorales en el plebiscito. El presidente ha cooptado a la institucionalidad.

L I. ¿En su criterio, la democracia colombiana podrá soportar que unos genocidas como los cabecillas de las Farc, ocupen cargos públicos de elección popular?

A O. No hay nada que vaya a deslegitimar más a nuestra democracia, que eso. Que los genocidas y los criminales de guerra vayan a ser nuestros gobernantes y que vayan a diseñar nuestra institucionalidad.

Se está mandando un mensaje tétrico a la sociedad: la violencia, el crimen, el delito son una forma lícita de hacer política y que ello produce resultados porque después de muchos años de estar atentando contra la sociedad, van a terminar diseñando nuestra institucionalidad.

L I. El día que el Consejo de Estado anuló su reelección como Procurador General de la Nación, usted en una rueda de prensa dijo que “seguiría”. Ya lo vimos esta semana en Cartagena haciendo activismo. ¿Cómo vamos a ver los colombianos a Alejandro Ordóñez el lunes 3 de octubre?

A O. Voy a estar muy activo con el mismo talante, con la misma decisión y con mayores decibeles por no tener la enjalma que implicaba el ejercicio de la función publica, haciendo conciencia sobre las razones por las que tenemos que votar NO en el plebiscito. El 3 de octubre, voy a irme a descansar unos días, pero inmediatamente regresaré a hacer presencia en la vida pública analizando y estudiando todos los aspectos de la vida nacional, generando la opinión necesaria. Yo lo he dicho: mi vocación es la vida pública y ahí seguiré.

L I. ¿Lo veremos como exprocurador, como ciudadano o como un precandidato presidencial y espero que me dé la chiva?

A O. (Risas) Usted me pregunta si voy a ser candidato. Yo le pregunto a usted: ¿Cuándo? Usted me dirá que para las elecciones de 2018. Le quiero decir que yo no estoy convencido de que vaya a haber elecciones en 2018, porque con los poderes habilitantes que tiene el señor presidente y con los poderes que ha recogido en estos momentos, la modificación de calendario electoral puede ser posible con el pretexto de consolidar el acuerdo de La Habana en el evento de que el SÍ gane.

Así que no puedo entrar a responder esas preguntas de carácter electoral hasta no ser consciente de lo que va a pasar y si realmente el calendario electoral se mantendrá.

L I. Usted ha dicho que quiere hacer presencia. Mucho les gustará a los lectores de LOS IRREVERENTES conocer sus opiniones. Este es un portal que no es vergonzante y que defiende abiertamente una línea de pensamiento que se identifica plenamente con usted. Acá va la invitación para que escriba columnas en este medio, una vez pasen los días de merecido descanso que se va a tomar.

A O. Claro que sí. Cuando me reintegre a la actividad pública, con gusto escribiré sobre los temas de la actualidad pública en el portal que usted dirige.

@IrreverentesCol