Pensé cerrar el año con mi columna anterior, pero al escuchar la entrevista al presidente Duque, después de mis críticas, no sería objetivo ignorar lo tratado.

No me detendré en los planteamientos, son claros para quienes se tomen el trabajo de escucharlos. A Duque le cabe el país en la cabeza y está trabajando en dirección correcta pese a la falta de prensa, gobernabilidad y más firmeza, en parte, por ausencia de mermelada.

Sin desconocer el camino elegido por el presidente, no he sido partidario de dialogar con quienes pretenden la desestabilización de su gobierno azuzados por aliados del Foro de Sao Paulo y vándalos, acompañados de cándidos idiotas útiles, para forzar concesiones imposibles de atender. Un grupo que representa el 0,012% de los votantes no puede cogobernar un país que eligió una plataforma diferente y que ellos perdieron en las urnas, esa es la democracia. 

El vandalismo y los encapuchados no encajan en una protesta pacífica, debería legislarse sobre su control. Me recuerda un Consejo de Seguridad hace muchos años en la gobernación de Antioquia donde Jaime Sanín Echeverri propuso algo que hoy encaja: crear una unidad especial en el ejército, llamarlos al servicio militar obligatorio y, yo agregaría, imponerles la férrea disciplina alemana que nos tocó en la Escuela Militar en los años cincuenta, llevarlos a zonas rojas para que experimenten en carne propia lo que no han vivido y, los que no se corrijan, mandarlos a Venezuela a “disfrutar” de las becas ofrecidas por Maduro.

El Rincón de Dios

Bello aparte de un escrito del Padre Diego Uribe C. publicado en la fiesta de la Inmaculada Concepción: “Por eso espero que la Señora Inmaculada, tan bella, tan dulce, mire cómo se han encendido tantas luces en esta tierra mariana, esperando que la Purísima aplaste la cabeza de la odiosa serpiente que nos quiere envenenar el alma llenando de dolor un pueblo noble que tiene vocación de gloria. Ella nos ayude a que se puedan alcanzar los justísimos reclamos de un pueblo cansado de tantos males, Ella nos conceda decidirnos a vivir en una paz forjada en la justicia, en una concordia construida en el respeto por la vida, en una patria grande y noble en la que a cada paso sus hijos gritan: Ave María Purísima, esperando que la Señora interponga todo su poder para obtener de Dios cuanto necesita este pueblo tan bello y sufrido.”

@rafuribe

Publicado: diciembre 13 de 2019