A pesar de las estremecedoras evidencias y el doloroso testimonio de la exesposa del petrista Hollman Morris, el exterrorista del M-19 Gustavo Petro, resolvió avalar la candidatura del concejal de Bogotá, denunciado por violencia intrafamiliar por parte de la valiente Patricia Casas.

No son pocas las mujeres que han denunciado públicamente que Morris, aficionado al consumo de alcohol y sustancias alucinógenas, ha abusado de ellas. Una de las denunciantes es la militante de la extrema izquierda, María Antonia García de La Torre quien, a comienzos de este año, luego de que se conociera el testimonio de Patricia Casas, reveló que Morris la acosó sexualmente en un encuentro que sostuvieron en la ciudad de Madrid.

Pero hubo más: una asesora suya en el concejo de Bogotá, la joven Lina Marcela Castillo, en una entrevista radial reveló con lujo de detalles cómo sufrió acoso sexual por parte de Morris quien, con todo cinismo, se presenta como un humanista y defensor de los derechos humanos. 

Su candidatura es tan aberrante, que un nutrido grupo de mujeres que militan en las filas extremistas del petrismo, suscribieron una misiva rechazando la posibilidad de que Morris fuera el candidato a la alcaldía, con el aval de su movimiento. 

La carta fue promovida por Ángela María Robledo, quien fungiera como fórmula vicepresidencial de Petro en las elecciones del año pasado. 

En dicha comunicación, se lee que “las personas que suscribimos esta carta y que hemos aportado a la construcción del proyecto alternativo, manifestamos nuestro contundente rechazo al posible apoyo de la Colombia Humana a la candidatura de Hollman Morris… Este proyecto político debe ser ejemplo de cómo se tramitan las denuncias públicas por violencias basadas en género, particularmente cuando se trata de sus integrantes”.

100 mujeres de la Colombia Humana, encabezadas por la señora Robledo y por María Mercedes Maldonado, respaldaron con su firma esa contundente carta de rechazo a la candidatura del agresor de mujeres, Hollman Morris. 

Gustavo Petro, que es un campeón del cinismo y de la desfachatez, ha justificado su apoyo a Morris, desconociendo las fuertes denuncias que pesan contra ese agresivo sujeto sobre el que está probada su incapacidad para controlar sus impulsos. 

Con la misma cara dura que ha pretendido sacudirse del brutal escándalo de las bolsas cargadas de dinero proveniente de la mafia, ahora quiere convencer a los electores de su facción política, que los episodios de violencia contra la mujer protagonizados por su candidato Hollman Morris son asunto menor. Inaceptable. 

Esta nueva jugada política de Petro, es reflejo de su talante arbitrario y del desprecio total que ese exmiembro de la sanguinaria banda del M-19 siente por los derechos de las personas, concretamente de las mujeres. Seguramente, en el código moral de Petro, no es reprochable que su candidato a la alcaldía, sea un sujeto que agrede física y psicológicamente a la mujer con la que tuvo un hogar durante más de 20 años y con quien tuvo dos hijos. 

Y esa gente tiene la sangre fría de engañar a los ciudadanos presentándose como líderes de un grupo político que se llama “Colombia Humana”.

Hace pocas horas, el abogado de Patricia Casas, el abogado Carlos Sánchez, socio de la firma De La Espriella Lawyers Enterprise, emitió un fuerte comunicado recordando que esa oficina “adelantó 3 tipos de procesos judiciales contra el señor Hollman Morris, a saber: proceso de cesación de efectos civiles del matrimonio y proceso de fijación de cuota alimentaria para los hijos y a señora Patricia Casas, los cuales ya culminaron; y una denuncia por violencia intrafamiliar que se encuentra en etapa de investigación”.

De acuerdo con el jurista, la señora Casas fue arrollada por el carro en el que se desplazaba el candidato Morris, en compañía de una amante: “… El señor Hollman Felipe Morris Rincón, se monta en su camioneta con su acompañante y el escolta, y arranca el vehículo mientras la señora Casas se encontraba de pie frente a ellos, causando así que la llanta izquierda del vehículo rozara su pierna y la señora cae al suelo. Mientras la señora Casas se encontraba en el suelo, el vehículo sigue su camino sin alguien que la auxilie… La señora Patricia Casas empieza a sangrar mucho, decide irse a la clínica, a lo que el señor Hollman Morris decide llamarla para impedírselo, manifestando que no era necesario, que iba a quedar el registro y eso no le convenía”.

En resumen, Morris atropelló a Patricia Casas y, por temor a que las autoridades se enteraran del atentado, trató de evitar que ella acudiera a un hospital con el fin de buscar atención médica que le hiciera frente a las heridas que le causó su esposo. ¡Un hombre muy humano!

@IrreverentesCol

Publicado: agosto 1 de 2019