La semana que pasó, el pais conoció la lamentable noticia de que se han encontrado nuevos brotes de fiebre aftosa en algunos municipios de los departamentos de Cesar, La Guajira y Boyacá. Esta preocupante situación, es consecuencia de una pésima política agropecuaria, debido a la animadversión del Ex presidente Santos frente al gremio ganadero, que tanto golpeó y humilló durante su administración.  Es triste, que un esfuerzo de más de 15 años cuyos frutos se registraron cuando la Autoridad Internacional de Salud Animal (OIE) certificó a Colombia, cómo país libre de aftosa por vacunación.

Este esfuerzo, que hicieron las más de 450.000 familias ganaderas para llegar a esa certificación, en gran parte fue liderado por FEDEGAN, gremio que durante varios años dirigió los ciclos de vacunación en todo el territorio nacional. Sin embargo y sin importarle los buenos resultados, el gobierno Santos, decidió quitarle la dirección de los ciclos de vacunación a FEDEGAN lo cual condujo a la crítica situación, que ahora tiene que enfrentar el gobierno del Presidente Duque.

El año pasado, la OIE llamó le llamó la atención al gobierno Santos, por la reaparición de esta contagiosa enfermedad. En medio de esa situación, países como Rusia, Curazao  y Panamá cerraron sus fronteras comerciales y las pérdidas que se calcularon, fueron superiores a los $300.000 millones de pesos. La situación actual, es similar, la Autoridad Internacional de Salud Animal (OIE) ya prendió las alarmas y de nuevos países como Rusia empiezan a vetar la carne colombiana por este problema.

Ante esto, el Presidente Duque y el Ministro de Agricultura, ya están al frente. Lo primero que hay que decir, es que este gobierno sí ve con buenos ojos la actividad ganadera, contrario a lo que ocurría con la anterior administración. Adicionalmente, el actual Ministro de Agricultura, tiene la experiencia suficiente como director nacional del ICA ayudó a que el país erradicara esta enfermedad en el hato pecuario.  Precisamente, ahora como la persona que dirige la cartera de Agricultura, tiene que seguir en la misión de despolitizar esas entidades, que gracias a la complacencia del anterior gobierno, algunos funcionarios fueron cómplices en los actos de contrabando de ganado, presentados en la frontera con Venezuela.

El reto del gobierno Duque es grande. Está terrible herencia no es la única que recibe de la anterior administración. La situación del país es compleja y requiere de una intervención de alto nivel en distintos sectores. Entre esos, el sector agropecuario, es una de las prioridades del Presidente Iván Duque, la primera muestra de su compromiso con él, fue el aumento en el presupuesto para el otro año y la otra muestra de interés, fue la selección de personas técnicas y con experiencia en el campo, para que dirigieran las entidades más importantes del sector

El trabajo que viene es duro, pero la ganadería ha superado dificultades más grandes que esta. Lo importante es que hoy el gobierno es distinto. Ya no hay estigmatización, sino reconocimiento de la importancia de esta actividad para el pais, ya no hay animadversión sino trabajo en equipo. Con esto, se logrará pasar la pagina y superar la terrible herencia de la anterior administración.

@camilorubianobe

Publicado: octubre 30 de 2018