Hubo un gran revuelo esta semana por el comunicado que hizo el embajador de Estados Unidos pidiendo a políticos colombianos no intervenir en la política de su país, las elecciones presidenciales son el próximo 3 de noviembre.

Obviamente esto animó a periodistas y analistas opositores al gobierno a criticar y a buscar afanosamente un video o audio donde algún miembro del gobierno haya dicho o sugerido algo, aunque no lo han encontrado, dan por hecho que existe y que pasó, esto nos demuestra una vez mas la crispación y polarización en que nos encontramos. Si nuestro sistema judicial fuera así sea el 5 por ciento igual de eficiente a los periodistas para juzgar y acabar con alguien, estaríamos al otro lado.

La pugna por la presidencia de los Estados Unidos está para alquilar balcón, y siendo esta la más importante potencia es una noticia que le incumbe a todo el mundo, prácticamente todos vamos por uno o por otro de los candidatos, es imposible no hacerlo dado lo mediático que es el hoy presidente Trump y ha sido toda la campaña.

Dada la metodología de elección cualquiera de los dos candidatos puede ganar, la pelea está concentrada en unos pocos estados donde no están definidos los votos electorales, uno de ellos Florida, es por eso que el nombre de Colombia ha salido a la palestra dado la cantidad de colombo americanos residentes ahí, aunque a  mi modo de ver esta elección la va a definir es Pensilvania, tiene  20 votos electorales y es donde el Fracking es uno de los temas más importantes. Ahí hay diferencias abismales entre los candidatos.

Si al final de este recorrido Trump es reelecto sería una hazaña, tiene a todo el mundo en contra, a todos los grandes medios de comunicación, no solo de los Estados Unidos si no del mundo, así mismo,  ese bien o mal llamado “Nuevo Orden Mundial” tampoco lo quiere, él es el enemigo a vencer.

Dado el modelo bipartidista de los Estados Unidos, es lógico que los diferentes partidos políticos del mundo se sientan más identificados o con los demócratas o con los republicanos, es muy difícil pedirle a un político que ideológicamente no se sienta mas cercano al quien piensa parecido, hay temas relevantes que hacen esta elección un poco diferente, el aborto, las energías convencionales, el fracking, la ideología de género y el modelo impositivo llevan a que se tome partido así uno viva en otro país.

Colombia seguirá siendo un muy importante aliado de los Estados Unidos independientemente quién gane, ha sido histórico que eso suceda, existirán algunas diferencias de forma pero es claro que la lucha contra el narcotráfico y los grupos al margen de la ley seguirán estando al principio de la lista, los que tratan de cambiar esto tacan burro, no existe mejor un mejor amigo en el continente para ellos que Colombia.

Es lógico que miembros del centro democrático y otros partidos de centro derecha y derecha del continente hayan manifestado su cercanía a las ideas de Trump y el partido republicano,  ideológicamente es más cercano, el globalismo hace que todos los que pensamos igual y creemos en lo mismo debamos remar para el mismo lado, así mismo ha pasado en otras oportunidades con miembros de los partidos de izquierda que se han alineado con candidatos de partidos progresistas como el peronismo en Argentina, con Evo en Bolivia y Maduro en Venezuela, la diferencia es que en esas muchas ocasiones los medios colombianos no han dicho nada.

Esperemos que los norteamericanos elijan los mejor para los colombianos.

@SANTAMARIAURIBE

Publicado: noviembre 2 de 2020