El fiscal general de la nación, Néstor Humberto Martínez desmontó todas las suspicacias e infamias que desde la extrema izquierda se han lanzado en su contra, a raíz de la aparición de los audios que tenía en su poder el fallecido Luis Fernando Pizano.

En el debate que tuvo lugar en el senado de la República, Martínez Neira puso en evidencia el complot del que ha sido víctima, el cual, según él, ha sido liderado por el cuestionado exdirector de la agencia nacional de infraestructura, ANI, el reo Luis Fernando Andrade, célebre por sus reuniones con el no menos cuestionado Bernardo Ñoño Elías, preso en la cárcel La Picota por múltiples hechos de corrupción.

Según el fiscal general, el señor Andrade, -apoyado por su primo hermano, el director del BID Luis Alberto Moreno- emprendió una campaña de desprestigio en su contra en los Estados Unidos, llegando al extremo de contratar los servicios de una exfuncionaria de la CIA y de un excongresista de ese país.

Pero lo más revelador de la intervención del fiscal general, fue una declaración que dio el fallecido Luis Fernando Pizano bajo la gravedad de juramento ante un tribunal de arbitramento, en febrero de este año, en la que aseguró –Pizano- que no tenía certeza de que Odebrecht hubiera utilizado dineros de la Ruta del Sol para pagar sobornos.

Aquella declaración deja sin piso todos los señalamientos que se han hecho contra el fiscal, pues hasta comienzos de este año el propio Pizano no tenía pruebas del pago de sobornos. Y si Pizano, que era la persona que estaba adelantando la investigación no contaba con evidencias, el hoy fiscal no tenía manera alguna de saberlo en el año 2015 cuando se reunió con él, en condición de particular.

A lo largo de su exposición, el fiscal desmontó con documentos todos los señalamientos que se han hecho en su contra, dejando sobre la mesa una realidad que resulta inocultable: el interés de determinados sectores de atravesársele a su gestión que ha sido vertical e implacable en la lucha contra la corrupción.

Lo cierto es que quienes tienen el propósito de tumbar al fiscal general, se quedaron sin argumento alguno. En este momento, el país tiene todos los elementos en sus manos para concluir que Néstor Humberto Martínez ha ejercido con honestidad su cargo, hecho que tiene ensoberbecidos a sus enemigos –personas que están en la cárcel por corrupción- y contradictores ideológicos, afincados en la extrema izquierda liderada por sujetos como Gustavo Petro, Robledo e Iván Cepeda.

Sobre Petro, en el debate, la senadora Paloma Valencia reveló un video en el que el excabecilla de la banda terrorista M-19, recibe una cantidad significativa de dinero en efectivo.

  • Sobre la denuncia de la senadora Valencia, puede leer El Petrovideo

Al final del debate, el senador de cambio radical, Rodrigo Lara hizo graves señalamientos contra el exsuperintendente de Industria, Pablo Felipe Robledo, a quien acusó de haber favorecido a Odebrecht, al punto de que esa empresa hoy ha demandado al Estado colombiano por la astronómica suma de $1300 millones de dólares.

El fiscal general de la nación despejó ampliamente las dudas que sus enemigos se encargaron de tender y hoy el país sabe realmente qué hay detrás de todo esto. Lastimosamente, la izquierda y ciertos sectores del periodismo, manipularon indebidamente unos audios y aprovecharon deplorablemente la muerte de una persona decente, como era Luis Fernando Pizano.

@IrreverentesCol

Publicado: noviembre 28 de 2018