Paciencia, persistencia y mucho sentido de Patria. Eso es lo que se requiere durante el largo proceso de vacunación que empezará a surtirse durante las próximas horas, luego de que llegaran al país las primeras 50 mil dosis de la vacuna desarrollada por el laboratorio estadounidense Pfizer.

El presidente de la República, Iván Duque explicó la logística que se implementará para la aplicación de estas primeras vacunas. Está previsto que en las próximas 3 semanas lleguen 1.650.000 dosis de las 61.5 millones que adquirió el país de manera bilateral y en el marco del convenio COVAX que lidera la Organización Mundial de la Salud -OMS-.

El deber moral es el de iniciar la vacunación del personal de la salud que atiende a los enfermos de COVID19.

En el momento en que el lote de vacunas llegó a Bogotá, el presidente Duque agradeció a “Dios, a la ciencia y a todos los que han luchado para salvar vidas frente a esta pandemia. También es un día para honrar la memoria de quienes han partido por cuenta de esta dolorosa enfermedad”.

Igualmente, recordó los graves efectos que el coronavirus le causado a la humanidad. Pero resaltó la unión que el mismo ha generado en el mundo: “solidaridad, cooperación, innovación, ciencia. Estamos recibiendo hoy en nuestro país, este primer lote de vacunas para ser dispersado y para salvar vidas. Este año que llevamos enfrentando esta pandemia, nos ha mostrado de lo que Colombia es capaz. Tuvimos que enfrentar muchísimos retos, pero logramos aumentar la capacidad para adelantar pruebas de manera exponencial. Logramos duplicar las unidades de cuidados intensivos -UCI-…”.

Desde finales del año pasado, el presidente anunció que en febrero empezaría la vacunación. El esfuerzo no fue de menor cuantía. A pesar de la demanda desbordada de las vacunas, Colombia pudo cumplir con su meta. “Este programa de vacunación, que fue muy bien diseñado, tendrá una distribución en todo el territorio, para que vayamos protegiendo al talento humano en salud de primera línea, lleguemos a los mayores de 80 años, a los mayores de 70 años, a los mayores de 60 años, a quienes están con el mayor riesgo y así seguiremos avanzando hasta cumplir la meta de vacunar a 35 millones de colombianos”, declaró el primer mandatario.

El inicio de la vacunación no puede ser argumento para suavizar las medidas preventivas. Todo lo contrario. Hasta que no se genere una inmunidad de rebaño, la cual llegará cuando el 70% de la población esté vacunada, las medidas de distanciamiento social, uso de tapabocas y lavado de manos deben fortalecerse.

El hecho de que empiece la vacunación, no significa, ni mucho menos, que la pandemia esté controlada.

De hecho, en los Estados Unidos, el CDC -Centro para el Control y Prevención de Enfermedades- aumentó los estándares de protección luego de que en ese país comenzara el proceso de vacunación masiva.

A pesar de que cerca de 40 millones de estadounidenses -el 10% de la población- ya recibió su primera dosis de la vacuna, el CDC estableció nuevas medidas como el uso de doble tapabocas y la obligación del uso de los mismos en todos los edificios y dependencias federales, así como en el transporte público.

Igualmente, se establecieron condiciones que antes no existían como la obligación de todos los viajeros del exterior de presentar prueba PCR negativa.

No es este un momento para obtener réditos políticos como infamemente intenta hacer la oposición neocomunista que no desaprovecha ninguna oportunidad para sembrar pánico ciudadano, difundiendo mentiras y estimulando la desinformación.

Colombia entera será la ganadora si el proceso de vacunación es expedito y se cumple sin mayores tropiezos. Que la grandeza se anteponga a los intereses mezquinos de unos pocos.

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 16 de 2021