La campaña hasta ahora comienza y si bien es cierto que las encuestas muestran a Duque fortalecido, no menos lo es que los sondeos tienen un margen de error inmenso. Basta recordar el plebiscito de 2016, cuando todos los sondeos arrojaban un resultado aplastante a favor del SI. El resultado fue diametralmente opuesto. Cuando las encuestadoras más optimistas le daban al NO un 25%, las urnas reflejaron que más del 50% votó por esa opción.

La fortaleza de Iván Duque es inocultable. Llega a la carrera presidencial con más de 4 millones de votos y el respaldo de 2 millones más que votaron por su candidata a la vicepresidencia y por el exprocurador Alejandro Ordóñez.

Pero aquello no puede ser un estímulo para el triunfalismo, sino para trabajar denodadamente en estos dos largos meses que faltan para que se cumpla la primera vuelta presidencial. El uribismo tiene la fuerza y el candidato para ganar en la primera vuelta, pero aquello se dará como resultado de un trabajo disciplinado y constante durante los próximos 60 días.

Duque tendrá que enfrentar rivales de peso. Por un lado está el chavista Gustavo Petro, quien goza de un muy amplio respaldo ciudadano. El discurso populista de Petro, en el que anuncia expropiaciones, asambleas constituyentes como la que hoy rige en Venezuela y la revocatoria del congreso, ha calado en vastos sectores del electorado, sobre todo en aquellas que no tienen nada que perder y sí mucho que ganar con régimen retardatario como el que impusieron Chávez y Maduro en el vecino país y que Petro intenta introducir en Colombia.

Así mismo, Duque deberá enfrentar a un político hábil y experimentado como Germán Vargas Lleras, quien lleva varios años en la arena política y electoral. Esta no será la primera campaña electoral de Vargas, quien fue 3 veces senador, una vez candidato presidencial y más recientemente fungió como fórmula del desprestigiado Juan Manuel Santos.

El Centro Democrático cuenta con grandes políticos para esta campaña, encabezados por el presidente Uribe. Junto a él están Carlos Holmes Trujillo, José Obdulio Gaviria, Luis Alfredo Ramos y otros más que están en la mayor disposición de recorrer a Colombia para promover las ideas y propuestas de Duque quien ha entendido que la clave del éxito está en acercarse a Uribe y no en alejarse de él, como equivocadamente hizo en 2014 el derrotado Óscar Iván Zuluaga.

Un directivo de la campaña de Duque, le aseguró a este portal que “no somos ni seremos uribistas vergonzantes. Creemos firmemente en los postulados del doctor Álvaro Uribe Vélez y de la mano de él haremos esta campaña. Iván Duque lo ha dicho: de ser elegido presidente, Álvaro Uribe será el primer consejero del gobierno”.

Un mensaje para las bases: esta campaña hasta ahora comienza. El resultado de la consulta, que es un verdadero espaldarazo, no es suficiente. Hay que trabajar sin confiar en lo que digan las encuestas. Cualquier descuido o actitud triunfalista puede tener consecuencias nefastas en la campaña. Así que, como ha enseñado el presidente Uribe a lo largo de estos años, la consigna debe ser la de “trabajar, trabajar y trabajar”, sin distracciones ni desenfoques.

@IrreverentesCol

Publicado: marzo 20 de 2018