Una de las principales farsas del paro que está sufriendo Colombia es la supuesta legitimidad del denominado “comité del paro”. Nadie sabe cómo se integró. Lo que sí está claro es a quién representa: a Gustavo Petro.

Al hacer una mirada rápida de sus integrantes, se encuentras muchas caras de dirigentes sindicales y jefes del socialcomunismo, todos ellos afines al promotor de los actos de violencia y terrorismo, Gustavo Petro. 

No se trata de un grupo de personas designadas por las diferentes agremiaciones. Son, al decir propio de la política criolla, unos ‘lagartos’ que intentan sacar provecho de la crisis mostrándose como interlocutores del gobierno nacional.

Ahora ha surgido una noticia en el sentido de que el ‘comité’ con toda la prosopopeya ha resuelto “levantarse de la mesa de conversaciones” en la que están presentes los delegados del presidente de la República, encabezados por el cuestionado Emilio Archila. 

Con no poca frustración, hay que decir que el gobierno no le ha dado un manejo acertado a la situación. ¿Para qué darle legitimidad a un comité que a todas luces no es representativo? ¿Por qué el gobierno insiste en conversar y en negociar asuntos fundamentalísimos con individuos que están al servicio de la aspiración presidencial del promotor de la violencia?

La apuesta de los neocomunistas es la de ganar tiempo, prolongar la crisis, debilitar aún más al gobierno, seguir sembrando el caos, continuar empobreciendo a los colombianos, radicalizar el odio de clases para abonar la campaña presidencial de Petro. 

Lo han dicho distintos observadores: las peticiones absurdas del malhadado comité cuestan tres o cuatro veces lo que estaba previsto recaudar en la reforma tributaria cuya presentación sirvió como pretexto para desatar el incendio que lleva más de un mes consumiendo a Colombia. 

Los gobiernos pueden tener todos los defectos, menos uno: la ingenuidad. El señor Archila y el fallido comisionado de paz están negociando con la base de la campaña de Petro. Por citar un caso puntual: FECODE, cuestionado sindicato que reúne a los profesores de colegios públicos, es uno de los pilares del socialcomunismo criollo. Los cabecillas de esa organización, sin excepción ninguna son agresivos promotores de la campaña presidencial petrista. 

Así que, a grandes líneas, los delegados del presidente Iván Duque están tratando de negociar el levantamiento del paro con los jefes de campaña del principal opositor del gobierno. No se requiere gozar de mayor dotación mental para concluir que las conversaciones no llegarán a una feliz conclusión, pues una de las partes tiene el interés absoluto de agudizar y prolongar indefinidamente el caos. 

No estaría de más que el gobierno hiciera un alto en el camino y evaluara si es prudente o no continuar en la interlocución con ese comité petrista que promueve los bloqueos y el vandalismo. 

@IrreverentesCol

Publicado: junio 7 de 2021